FANDOM


"El Toa del Aire había esperado mucho tiempo por este momento. Ahora Karzahni pagaría por sus crímenes contra los Matoran."
— Narrador

SdD.PNG

Sueños de destrucción es una Serie en línea publicada en BIONICLEstory.com en 2007. Un nuevo capítulo salió cada dos semanas, cuando el sitio era actualizado.

Capítulo 1 Editar

¡Rescate!
El Ta-Matoran llamado Sarda no tenia duda de que estaba viviendo sus últimos momentos. Él y sus amigos habían sido capturados por Pridak, líder de los Barraki, y encerrados en una cueva marina. Cuando Pridak se empezó a molestar porque se negaban a dar información, él agarró a Sarda y lo arrojó fuera de la cueva, justo en el medio de un cardumen de hambrientos tiburones Takea.

Sarda no tiene duda de lo que va a pasar a continuación. Él no sería capaz de detener una horda de tiburones por más de un par de momentos. Es de esperar que el final, al menos, sea rápido.

Algo se precipitó hacia él - pero no fue un tiburón Takea. Se trataba de una figura enmascarada en un trineo mecánico de mar, portando una espada. En un instante, el recién llegado se había puesto en el centro del cardumen, dispersando a los tiburones. Antes de que pudieran reformarse, unos chorros de agua los lanzaron girando lejos del lugar.

Aturdido, Sarda vio a su rescatador acercarse. ¿Había algo familiar en él? Sarda no estaba seguro. Pero ciertamente parecía como si el extraño conociera a el Matoran.

"¿Sarda?" dijo. "¿Eres realmente tú?"

"Por supuesto que soy yo", respondió Sarda. "Y ahora mismo, tengo amigos en esa cueva que necesitan se rescatados. Si eres bueno con la espada, podría venirme bien tu ayuda."

El recién llegado miró la boca de la cueva, y luego en la distancia, donde los tiburones estaban ya para un ataque. Entonces él regresó a Sarda. "Alguien me dijo una vez que el conocimiento es un arma más filosa que una espada. Antes de entrar en una pelea, me vendría bien un poco más de eso.”.

Algo con las palabras del extraño desencadenaron un recuerdo en Sarda. Él se forzó estrechamente en la inesperada llegada.

¿"Toa Lesovikk?", Preguntó Sarda, casi con miedo a la esperanza en lo cierto acerca de la identidad del recién llegado. "Pero… no puede ser… ¿cómo puedes estar aquí?"

El Toa destellaba una triste sonrisa. "Sí… Soy Lesovikk, aunque nadie me ha llamado Toa en mucho tiempo. En cuanto a cómo llegué aquí… es una larga historia, amigo mio.”

Capítulo 2Editar

Como Toa Lesovikk comenzó a compartir su historia con Sarda, ni era consciente de que estaban siendo vistos con ojos que chispeaban con la locura…

El ser conocido como Karzahni había viajado mucho para llegar a las profundidades del agua de La Gruta. Su viaje había comenzado en su propio aislamiento, que prohíbe su reino. Allí se habían encontrado seis Matoran ambulantes y trató de encarcelarles como había hecho a tantos otros a lo largo de los milenios. Pero estos Matoran se le escaparon, aunque no antes de que él aprendiera de ellos acerca de seres mucho más poderosos que él - el Gran Espíritu Mata Nui y el malvado Makuta.

Mata Nui dormía, Makuta se presume muerto. Esto significa que era la oportunidad de que un brillante y despiadado líder tomara el poder. Él siguió a los seis Matoran a una isla llamada Voya Nui y los vio transformarse en figuras mucho más poderosas llamadas Toa. Él fue testigo de sus batallas con los ladrones llamados los Piraka por la posesión de la poderosa Máscara de la Vida. Cuando los Toa viajaron hacia las profundidades del océano, Karzahni los siguió, manteniéndose lo suficientemente lejos para no se visto.

Al llegar a La Gruta, se desoriento al ser mutado por las Aguas Oscuras. Perdió la pista de los Toa y vagó durante algún tiempo antes de asombrarse de este extraño Toa hablando con un Matoran. No sabía quién era este "Lesovikk" o por qué él estaba aquí - ¿tal vez en busca de la Máscara de la Vida o algo así?. Pero él había aprendido lo suficiente acerca de los Toa en los últimos días para saber que pueden ser poderosos enemigos.

Liberando una de sus cadenas, a voluntad la hizo arder en llamas. Girandola por encima de su cabeza, él la lanzo. Dejándola envolverse por si sola alrededor del sorprendido Lesovikk, que grito en shock y dolor. Karzahni tiro de él, hasta sus pies como el Ta-Matoran que estaba cerca cargando contra el.

"¡Para.. Dejalo ir!" gritó Sarda.

"Tonterías", dijo Karzahni. "Hay una guerra que luchar en este lugar, y un universo que ganar. Pero primero… Tengo que afilar mis garras en combate. Cuando acabe con ustedes dos, voy a estar listo al fin… listo para conquistar!"

Capítulo 3 Editar

Lesovikk luchaba en vano para escapar de la cadena ardiente de Karzahni. Todo el tiempo, el rostro sonriente de Karzahni cerniéndose sobre él.

"No te molestes en luchar", dijo su captor. "Nadie, ni siquiera los legendarios cangrejos Manas, han sido capaces de romper estas ataduras."

"¿No… me… recuerdas, cierto?" dijo Lesovikk. "No, supongo que no - pero hemos cruzado caminos antes. Fue muchos, muchos miles de años atrás. Fui a tu reino a buscar la libertad de mis amigos, que habían sido enviados allí por un demente Turaga. Fui expulsado por sus cangrejos Manas, pero fui de nuevo, y una vez más… solo para fallar en cada intento. Para cuando logre pasar tus guardianes, mis amigos habían sido desterrados de tu reino, yo no sabía dónde."

Karzahni reía. "Entonces el fracaso no es nada nuevo para ti, Toa. Puedes sentir la comodidad de que tu derrota de hoy no sorprenderá a nadie. "

"¡Él no es un fracaso!" Sarda gritó. "¡Yo… Yo recuerdo! Recuerdo a Lesovikk defendiendo nuestro hogar de las bestias Rahi y cualquier otra cosa que nos amenazara... Recuerdo cuando él y su equipo se fueron para no volver jamás... al menos no mientras yo todavía estaba allí. Él no es un fracaso - el nunca lo fue - ¡el es un héroe!"

Lesovikk miró al Matoran. Ha pasado un muy, muy largo tiempo desde que nadie le había llamado "héroe." La palabra actuó en él como un rayo de energía. Aprovechando hasta el último bit de su poder, Lesovikk flexiono sus músculos y quebró la cadena de Karzahni.

"Imposible", susurró Karzahni. "Tu fuiste derribado… derrotado… aturdido."

"Estoy sorprendido", dijo Lesovikk, poniéndose de pie. "Estoy aturdido, conmocionado y sorprendido también, que pensaras que meros pedazos metálicos podrían detener a un Toa."

Había algo en los ojos del guerrero veterano guerrero ahora que incluso el poderoso Karzahni dudaba. Agotado, debilitado, Lesovikk todavía estaba en pie, con su arma arriba y listo para entrar en batalla.

"Ahora, tú resto rancio de la cena de un Rahi," dijo el Toa de Aire. "Vamos a intentar esto de nuevo."

Capítulo 4Editar

Lesovikk en pie, listo para la batalla. Antes él estaba su antiguo enemigo, Karzahni. Frente a pelear con un trastornado Toa, Karzahni debería haber estado al menos un poco preocupado. En lugar de ello, estaba sonriendo.

"No tenemos ninguna razón para luchar, Lesovikk, ninguna en absoluto," dijo Karzahni. "¿Por qué debo malgastar mi energía en ti, cuando hay presa más fácil para encontrar?"

El villano de tono esmeralda cambio su mirada a Sarda, el Ta-Matoran que nadaba cerca. Usando su poder para hacer que otros vean lo que puede y lo que podría haber sido, él tocó la mente de Sarda. El Matoran quedo rigido como una visión lleno sus pensamientos, una visión del día que la ciudad de Mahri Nui se separo de su isla y se hundió bajo las olas.

En la vida real, Sarda sobrevivió al descenso, salvado por que estaba buscando una burbuja de aire emitida por las Airealga en las profundidades. Pero en la visión que Karzahni le dio, no sobrevivio - ninguno de los Matoran lo hizo - todos ellos se ahogaron antes de llegar a las aguas de la Gruta. Era una visión horrible y los ojos de Sarda se agrandaron por el miedo.

"¡Detente!" Gritó Lesovikk. Cuando Karzahni no respondio, le atacon con una mini-ciclón de su espada, golpeando al villano. Eso fue suficiente para romper la concentración de Karzahni, pero el daño ya estaba hecho: Sarda había pasado al fondo marinos con gran conmoción y temor.

"Tengo cosas mejores que hacer que jugar con seres como ustedes," gruño Karzahni. "Así que ¿vas a luchar contra mí, o vas a ayudar a tu pequeño amigo?"

Lesovikk quería quitar la sonrisa de la cara de Karzahni. Pero él podía ver que la burbuja de aire de Sarda había desaparecido - ¡El Matoran se estaba ahogando!

"Esto no a terminado, Karzahni", dijo el Toa. "Donde quiera que vayas, es mejor que estés mirando sobre tu hombro - porque un día yo estaré allí. Y te prometo que seré la última cosa que jamás veras."

Capítulo 5 Editar

No había tiempo que perder si quería salvar a Sarda. Recogiendo el cuerpo del Matoran ahogándose, Toa Lesovikk se apresuro en llevarlo a a una burbuja de aire que flotaba cerca. Lo que siguió fue una de las cosas más extrañas de las que Lesovikk ha sido testigo en decenas de miles de años.

En un primer momento, parecía estar funcionando. Sarda jadeó, estrangulado, pero el aire de vida estaba haciendo su trabajo. Entonces de repente parecía como si se estuviera ahogando de nuevo, esta vez en el aire. Fue entonces que Lesovikk noto los cambios en el cuerpo de Sarda. Ya no protegido por una burbuja de aire personal que lo rodeaba, las aguas de la gruta mutaron al Matoran. Él se había convertido en un respirador de agua, ¡el aire era ahora veneno para él!

Apresuradamente, Lesovikk le saco de la burbuja. Sarda tuvo un profundo "aliento" de agua y sus espasmos cesaron. "¿Estás bien?" Lesovikk pregunto.

Sarda sonrió débilmente. "Tu… tu me prometiste una historia."

Lesovikk asintió y comenzó a hablar. En el menor número de palabras posible, le dijo a Sarda cómo él y su equipo de Toa habían ido en una misión vital muchos años atrás. Lesovikk había dudado por un segundo crucial en la batalla, resultando en que todo su equipo fuera asesinado. Atormentado por la culpa, regreso a casa - sólo para encontrar que todos los Matoran con los que había entablado amistad habían sido enviados al reino de Karzahni.

Incapaz de liberarlos, Lesovikk se volvió un nómada. Él recogio nuevo equipo a lo largo del camino, incluida una combinación de un trineo de cielo y mar. Y él hizo algún bien, pero nunca suficiente para expiar sus errores pasados.

"Entonces quizás esta es tu oportunidad de hacer eso", dijo Sarda. "Karzahni es una amenaza. Si se aliara con los Barraki, Mahri Nui no tendría ninguna posibilidad. ¡Tenemos que detenerlo!"

Lesovikk sacudió la cabeza. "Si a él se le detiene aquí, sólo volverá a su reino y hará más mal a sus Matoran cautivos. No, Sarda, tenemos que hacer algo más que detenerlo... Tenemos que destruirlo".

Capítulo 6 Editar

Karzahni dio un tiron fuerte a su cadena flameante, quitando la espada de fuego negro del agarre del robot Maxilos. Con una segundo ataque, destrozo en pedazos a la Toa del Agua que nadaba detrás del robot.

Él se dirigia hacia los asentamientos Matoran cuando descubrió a Maxilos, la ahora destruida Toa, y un Toa del hielo venir en la dirección opuesta. Su gran audición capto al robot diciendo algo acerca de un "Bastón de Artakha". Karzahni conocía bien a Artakha(Ser)… y lo odiaba… y si algo suyo estaba en La Gruta, tenía que ser tomado o destruido.

El Toa de Hielo se puso en posición como si fuera a atacar. Karzahni le impacto con una pesadilla de visión de fracaso, tan horrible que hubiera empujado a cualquiera que no sea un Toa a la locura. Quedando el robot solo para hacerle frente.

"Habla, máquina", dijo Karzahni. "Yo sé que tienes una voz. Yo soy Karzahni, y me gustaría saber - ¿Qué es esto del Bastón de Artakha, y dónde puedo encontrarlo? ¿O tengo que desmantelarte y sacar la información de tu mente mecánica?"

El robot dijo algo en respuesta, pero tan bajo que incluso Karzahni no pudo escucharlo. Él nadó más cerca de Maxilos, entonces todavía más cerca. El robot estaba, después de todo, desarmado.

"Interesante", dijo Karzahni. "Incluso si no estas familiarizado con el diseño, tienes el olor de Artakha encima. Razón suficiente para convertirte en chatarra. ¡Habla, miserable máquina, no puedo escuchar tus palabras!"

El brazo derecho de Maxilos se movio más rápidamente que cualquiera que Karzahni hubiera visto nunca. El robot puso su mano alrededor de la garganta de Karzahni y apretó.

"Dije, así que este es Karzahni," vino la respuesta. "Karzahni, el carcelero de Matoran… Karzahni, el aspirante a avatar del mal… Karzahni, el tonto… y que pronto será un tonto muerto".

"¿Quién eres tu -?" Karzahni exigió.

"Soy Makuta", respondió el robot. "Yo soy poder. Tu has destruido a mi Toa y retrasado mi viaje…"

Makuta, en el robot Maxilos, arrojo a Karzahni hacia el fondo del mar. Atravesando a través de una cornisa de roca dura y cayendo con fuerza, quedando medio-enterrados en el barro. Con la concentración de Karzahni fragmentada, Matoro se libero a sí mismo de la ilusión que le había paralizado.

"Y yo odio a llegar tarde," Makuta termino.

Karzahni se forzo a ponerse de pie, colocándose su retorcido brazo de vuelta en su lugar. "Sí. He oído hablar de usted, Makuta - un tirano cubierto de lata que quiere ser señor de los Matoran… como si ser adorado por los insectos tuviera algún significado. No sé donde vas… pero tu viaje esta por terminar."

Matoro sintió una gran perturbación en el agua. Se dio vuelta para buscar su fuente y luego respiro con dificultad ante la vista. Eran cangrejos Manas - cientos de ellos - enormes y hambrientos, y todos con un solo pensamiento en sus mentes bestiales:

Matar a los enemigos de Karzahni.

Continúa en el Biocast parte #5

Capítulo 7 Editar

IMPORTANTE: Por favor, escuchar el Biocast Parte #5 antes de leer este capítulo.

El grito de Makuta murió lentamente hacia el silencio. Matoro se preguntó lo que habría ocurrido - ¿tiene Karzahni el poder de quebrar al villano, impulsarlo a la locura… incluso matarlo?

Pero un vistazo al robot Maxilos que Makuta poseía dio la respuesta. Sus ojos estaban fijos en Karzahni con una mirada que se hizo aún más aterrador debido a la completa falta de emoción en ella. Después de un largo momento, Makuta hablo.

"Tu… cometiste un… error, Karzahni", dijo. "Como veras, yo no tengo pesadillas…"

Con un barrido al revés con un puño blindado, Makuta lanzo a Karzahni derribandolo. "Yo las causo".

Parándose sobre su enemigo caído, Makuta susurró, "Tus juegos de sombra son impresionantes, tirano - pero nunca olvides quién es el verdadero maestro de las sombras".

Dicho eso, Makuta se sumio telepáticamente en la mente de Karzahni. Se trataba de un complejo pergamino de locos sueños, ambiciones quemadas, recuerdos retorcidos y temores hace tiempo enterrados. Makuta considero todas las sutiles maneras en que podría atacar, y las rechazó todas. Karzahni le había herida. Karzahni debia pagar en su totalidad.

Asumiendo la mente de Karzahni con la suya, Makuta la deshizo en pedazos. Luego, con una mera muestra de su poder magnético, lanzo al dictador chocando a través del océano hasta que se perdió de vista.

***

Toa Lesovikk había visto la batalla junto con Sarda e Idris. Habían encontrado a la Ga-Matoran, mutada por las aguas como le había ocurrido a Sarda, y la unieron a su propósito. Ahora ambos Matoran se preguntan si su búsqueda sigue siendo necesaria.

"Karzahni no parece como si siguiera siendo una amenaza", dijo Sarda. "No después de lo que Maxilos le acaba de hacer".

"No estoy seguro de quién sea este Maxilos o sus poderes", dijo Lesovikk. "Pero una vez me lance contra un León Roca, medio-muerto a causa de las heridas recibidas en batalla, loco de dolor. Pensé que sería fácil ponerle fin y liberar al pobre animal de su miseria". Pauso, y luego dijo: "Esa lucha duró tres días… y el León Roca ganó. No subestimes a un enemigo herido "

Lesovikk comenzó a nadar en la dirección a la que Karzahni había ido. "En todo caso, nuestro enemigo puede ser más peligroso ahora que nunca."

Capítulo 8 Editar

Toa Lesovikk, Idris y Sarda nadaron lentamente a través de la Gruta, atentos por los depredadores. Ellos habían estado siguiendo al herido Karzahni la mayor parte del día, y lo habían visto finalmente refugiarse en una cueva submarina. Lesovikk estaba bastante seguro de que Karzahni no los había visto acercarse, pero él no correría riesgos.

"Esto es lo que vamos a hacer", dijo a los dos Matoran. "Vi algunos equipos Barraki en un escondite de armas. Vamos a hacer una trampa y entonces llevaremos a Karzahni a ella. Y entonces podemos - "

Lesovikk abruptamente dejó de hablar. El mundo que le rodeaba había cambiado. Él ya no estaba bajo el mar, al lado de dos Matoran mutados en la búsqueda de un ser demente. No, él estaba con su viejo equipo Toa - su equipo Toa muerto hace tiempo - y estaban luchando por sus vidas contra una enorme nube de ácido. Dos docenas de Rahi y un puñado de Matoran ya habían muerto en esa isla, convertidos a cenizas por los zarcillos de la amenaza gaseosa. Que ahora se dirigía hacia los ocho Toa que se atrevieron a oponerse a ella.

En algún punto en la subconsciencia de su mente, Lesovikk sabía que esto ya había ocurrido antes. Había dudado por un breve momento y la nube había destruido a sus compañeros de equipo. Pero fue aquí, y aquí están, y quizá tenía una segunda oportunidad. Él convocó a su poder elemental y envió un ciclón contra la nube, deshaciendo su sustancia y dispersándola por los vientos.

Y así de simple… había terminado. Sus compañeros Toa estaban sonriendo y chocando los puños con él, ya hablando de la próxima aventura que tendrían. Agradecidos Matoran salían fuera de sus casas para dar las gracias a los héroes que habían salvado a todos. ¡Él lo había hecho! ¡Él había derrotado a la criatura y su equipo estaba junto y con vida!

“¿Lesovikk?" Dijo Toa Nikila. Ella fue una Toa del Rayo y su más cercano amigo en el equipo. "¿Estás bien? ” Pareces un tanto distante"

¿"Todo bien?" Respondió. “Si… no… Es sólo que… esto no se siente bien de alguna manera. Como que no se supone que esto ocurra de esta forma.

“"No seas tonto", ella rió. "Por supuesto que lo es - ganamos, no nosotros, gracias a ti. Somos Toa. ¿Acaso no siempre ganamos al final?” Por lo tanto, deja de fruncir el ceño y ven, los Matoran están preparando una celebración para nosotros."

Lesovikk los siguió, pero sus ideas seguían en otro lugar. No podía escapar a la sensación de que no se suponía que estuviera aquí, que había otra cosa que debería estar haciendo ahora mismo. Pero por su vida, no podía recordar lo que era. Y él no estaba seguro de que quisiera… porque hay una cosa que si sabía, en este momento, se sintió más feliz de lo que se había sentido en un largo, largo tiempo.

El estaba con su equipo, y ahí era donde tenía la intención de quedarse. Nadie y nada le alejaría de ellos, nunca más.


Sarda e Idris se veían cada vez con más preocupación por Lesovikk. Él parecía estar en algún tipo de trance y nada de lo que hiciera era capaz de hacerlo volver en sí. Fue Sarda quién puso sus temores en palabras.

"Lesovikk dijo que Karzahni puede mostrarte eventos alternativos - por lo general horrorosos, con la intención de aterrorizarte. No obstante, Idris… ¿y si él te mostrara un futuro - o un pasado - que tu realmente desearías? ¿Y qué si así lo quisieras tanto… que te quedarías atrapado en esa visión para siempre?"

Capítulo 9 Editar

"¡Esto es una locura!" Susurró Idris, mientras nadaba rápido a la altura de Sarda. "¿Puedes calmarte un segundo y escuchar?"

Sarda sacudió la cabeza. "Tu viste lo que pasó allí afuera. Karzahni hizo… algo a Lesovikk, sé que él lo hizo. Eso nos deja solos para luchar contra él, y eso es lo que vamos a hacer."

Los dos aldeanos nadaban cada vez más profundo en la cueva submarina. Escondido en algún lugar dentro de se encontraba el demente Karzahni, una figura temida por cada aldeano. ¿Es valentía lo que llevó a los dos Matoran a atreverse a desafiarle, o la locura? Incluso Sarda no podía decirlo con seguridad.

"Ahora, recuerda el plan", dijo Sarda. "Fui capaz de encontrar el material mencionado por Lesovikk y preparar una trampa plataforma improvisada. Hacemos que nos persiga, llegue a la trampa, y ¡Wham!"

"Yo sólo espero que la Wham sea para él", dijo Idris, "no sea Wham para nosotros."

Fuera de la cueva, Toa Lesovikk permanecia atrapado en una visión de lo que podría haber sido. Su equipo Toa, que en realidad habían muerto miles de años antes, vivía de nuevo en la alucinación creada por Karzahni. Allí estaban - Toa del Fuego, Rayo, Sonido, Hierro, Piedra, Gravedad, y el Agua, juntos en el primer equipo Toa.

En su mente, habían pasado miles de años, llenos de muy reñidas batallas y grandes victorias. Más recientemente, habían salvado a un equipo Toa asediado por Frostelus en una isla remota. Un novato Toa, Lhikan, había demostrado tal valentía en la lucha, que Lesovikk estaba considerando la posibilidad de contratarlo. Mientras él miraba todo el campo de batalla, Lesovikk sabía que todo estaba bien en su mundo.

"Eso fue muy divertido", dijo Toa Nikila, sonriendo. "Nunca me canso de golpear algunas cabezas entre si. Hey, algunos de los chicos nos sugieren que patrullemos el coto de caza Zyglak la semana que viene - ¿Qué piensas tú?"

"Claro, Yo -" Lesovikk comenzó a decir, y luego se detuvo. Algo que le había dicho de repente había desencadenado un flash de memoria. En el, Nikila y los demás estaban muertos, asesinados por la nube de ácido que había derrotado hace mucho tiempo… pero espera, que no era correcto. No estaban muertos, estaban vivos… ¿no eran ellos? Y no fueron asesinados por una nube de ácido

"Zyglak", el Toa del Sire dice abruptamente. "Ustedes fueron asesinados por Zyglak".

"¿Qué?", Preguntó Nikila. "¿Esos perdedores me mataron? Ni en su mejor día. "

Pero Lesovikk podía verlo todo ahora, tan claro como veía la armadura de Nikila, su tridente, y su Máscara de las Posibilidades. Ellos habían estado en una batalla, hace mucho tiempo, pero no con una nube de ácido, con una horda de Zyglak. Él la había visto venir, pero no había actuado lo suficientemente rápido, y… y…

Y sus compañeros murieron. Todos ellos murieron.

Él miró a Nikila. Ella fue desapareciendo, rompiendose además, al igual que el truco mental que ella había sido todo el tiempo. Ella le rogó que la ayudara, pero él mismo se forzo a cerrar los ojos y darle la espalda. Él había perdido su oportunidad de ayudarla a ella, o a cualquiera de los otros, hace mucho tiempo.

Cuando abrió los ojos una vez más, estaba en la Gruta. Sus amigos se habían ido, su futuro se había ido, y todo lo que le quedaba era la venganza.

Capítulo 10 Editar

Toa Lesovikk estaba a punto de entrar a la cueva de Karzahni cuando vio una mancha rojo y azul salir de ella. Ellas resultaron ser Sarda y Idris, con Karzahni enloquecido persiguiéndolos.

Lesovikk echó un vistazo alrededor. La cruda trampa ya estaba en su lugar. Como Sarda y Idris surgieron de la cueva, el los agarró y tiró fuertemente a un lado. No pudiendo detenerse, Karzahni golpeó la trampa, la cual azotando se cerro rápidamente a su alrededor.

El Toa del Aire había esperado mucho tiempo para este momento. Ahora Karzahni iba a pagar por sus crímenes contra los Matoran. Pero, como Lesovikk miró lo que quedaba de una vez el temible gobernante - ahora una enfermiza y patética cáscara, gracias a su anterior batalla - el Toa retrocedió, asqueado. No había nada más que pudiera hacerle a Karzahni que ya se le hubiera hecho… y dejarlo vivo era un castigo peor que matarlo.

"El Toa que me habló de este lugar… Krakua, creo que era su nombre… dijo que si Karzahni era capturado, alguien vendría a llevarlo lejos", Lesovikk murmuro.

"Dondequiera que lo lleven, espero que tengan cadenas fuertes", dijo Sarda. "Pero… ¿y ahora qué? Idris y yo nos hemos vuelto respiradores de agua - ¡ya no podemos vivir en nuestro propio pueblo! ¿Qué sera de nosotros? "

Lesovikk volteo un segundo para ver una extraña figura con desaparecer con Karzahni. (Este era Botar de la Orden de Mata Nui, todavía un desconocido para Lesovikk.) "Síganme", dijo el Toa. Conduciendo a los dos Matoran a una pequeña cueva en la que estaban dispersos fragmentos de equipo.

"Creo que esto solía ser algún tipo de sistema de respiración", dijo el Toa. "Lo encontré cuando estaba explorando los alrededores. No va a servir para respirar el aire, pero podría ser capaz de repararlo para respirar agua. El unico problema es, sólo hay suficiente equipo aquí para una unidad."

Idris miro a Sarda, a continuación, volvió a Lesovikk. "Tu tómalo, Toa. El mundo os necesita. Dos Matoran más o menos no importan."

"No sé que si queda algún lugar para mí en el mundo que he conocido", respondió Lesovikk. "Quizás hay en éste. De todos modos, no tengo ninguna prisa por irme."

"Entonces yo tampoco", dijo Sarda. Antes de que Idris pudiera oponerse, le retira la palabra. "Tu tómalo, Idris. Regresa a Mahri Nui. Diles... Diles que quería una nueva aventura."

Idris quería discutir, pero el aspecto que Sarda tenía en los ojos le dijo que no haría ningún bien. Después de muchas horas de trabajo, Lesovikk había formado un casco que permitiría a Idris respirar el agua de mar que se contenía dentro del dispositivo. Sarda mantuco su adiós a ella corto, pero Lesovikk podía ver lo difícil que fue para ambos.

"¿Dónde vas ahora?" pregunto el Toa.

"Contigo", respondió Sarda. "No sé por todo lo que has pasado, pero creo que tal vez podrías necesitar un amigo."

Lesovikk pensó durante mucho tiempo, y luego asintió lentamente. "Y un recordatorio de lo que alguna vez fui… y quizá podría ser de nuevo".

Juntos, Toa y Matoran nadaron hacia las profundidades del océano, teniendo cuidado de mirar sólo hacia el futuro, nunca hacia atrás.

Personajes Editar


Saga Guías y Historias en Línea
Historia de Spherus Magna Historia de Spherus Magna | Decadencia
Historia del Universo Matoran Historia del Universo Matoran | Nadie se Quede Atrás | Las Muchas Muertes de Toa Tuyet | Nacimiento de un Cazador Oscuro
Leyendas de Metru Nui Leyendas de Metru Nui | El Gran Rescate | Protección
Isla de Mata Nui El Tiempo Oscuro | El Informe del Habitante | Tentáculos | Esperanza | Llegada de los Toa |
El Enjambre Bohrok | El Ataque de los Bohrok-Kal | La Máscara de la Luz
Búsqueda de la Máscara de la Vida Voya Nui | Mahri Nui | Sueños de Destrucción | Hacia la Oscuridad | Hermanos en Armas | El Blog de los Toa Nuva | Las Crónicas de Mutran | El Reino | Espejo Oscuro | Federación del Miedo | Guerra del Destino | Habitantes de la Oscuridad | Karda Nui | Bitácora de Takanuva
Reino de Sombras Reino de Teridax | Reino de Sombras
Bara Magna Historia de Bara Magna | Bara Magna | Imperio de los Skrall | Acertijo de los Grandes Seres | El Cruce | Fin del Viaje | Mata Nui Saga | La Historia de Sahmad
Spherus Magna Spherus Magna | La Búsqueda del Ayer | Los Poderes Que Son
Okoto Okoto | ¡Descubre el Poder de las Máscaras Doradas! | ¡Acaba con el Señor de las Arañas Calavera! | Código Club: Umarak


¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar