FANDOM


The Dweller Report by SPIRIT

El Informe del Habitante

Por SPIRIT

Los gritos llenaron el aire mientras Matoran y Rahi corrían para protegerse. Cada pocos segundos, otra criatura caía al suelo, cubierta en hilos de tela verde mientras los Visorak continuaban su ataque. Norik sólo podía ver con horror como los otros cinco RahagaKeetongu y Turaga Dume eran todos capturados y mutados por las arañas venenosas. Después de que nada quedara en pie, los monstruosos insectos se voltearon hacia él...

Norik despertó jadeando fuertemente, con su luz corazón parpadeando rápidamente. Dándose cuenta de que sólo había sido un sueño, intento volver a dormir, pero no funcionó, así que se levantó y relevó a Bomonga del servicio de guardia. Ya que el poder todavía no había vuelto a la ciudad, se había encendido un fuego en el balcón del Coliseo, el lugar donde Keetongu, Turaga Dume y los seis Rahaga habían estado viviendo durante los últimos quinientos años mientras curaban a los Rahi de la ciudad y los enviaban de vuelta a sus tierras natales, así como también de manera impar se esforzaban en reparar la ciudad. La figura roja y encorvada se sentó junto al fuego y empezó a picarlo con su bastón y con él cubrir su pesadilla.

"¿Sabemos si las hordas se han ido realmente?" se preguntó en voz alta. "No, Vakama los disolvió y sus líderes están muertos", razonó tras unos minutos. "Todo el mundo aquí está a salvo ahora."

No estaría tan seguro de eso, pensó la figura oscura que se escondía en las sombras detrás de Norik. Mientras el ser activaba sus poderes de ocultamiento y volvía a su hogar en los Archivos, se permitió una pequeña risa. No acerca de los Visorak y especialmente no sobre estar a salvo.

***

Lluvia caía del perpetuamente oscuro cielo de Metru Nui como un grupo de Visorak llegaba a la costa. El agua corría por sus espaldas en corrientes y se mezclaba con el viscoso veneno que goteaba de sus bocas; la vista de Visorak llegando a cualquier lugar era una vista que nadie olvidaba jamás. Hace mucho tiempo, este grupo en particular se había separado del resto de la horda, pero finalmente habían llegado a su destino al fin. El líder autoproclamado del grupo, un Keelerak, miró a su alrededor los edificios parcialmente destruidos de la ciudad confundido: estaban limpios, sin un solo hilo verde. Por el rabillo de su ojo, captó el menor indicio de movimiento e instintivamente disparó una tela a él. Con un fuerte aullido, un Kavinika cayó al suelo, luchando por liberarse. El Keelerak se deslizó hacia adelante, hundió sus tenazas en el Rahi canino, e inyectó su veneno mutativo.

Quizás, razonó el Visorak verde como su presa comenzaba a retorcerse mientras que la mutación se apoderaba de él, sólo llegamos antes. Con eso, ordenó a su banda moverse por la ciudad y mutar todo a la vista.

***

Keetongu rápidamente se puso de pie y, gruñendo, corrió al borde del balcón exterior del Coliseo. Norik se levantó del fuego para preguntar cuál era el problema, pero antes de que hubiese dado dos pasos, el gigante y amarillo Rahi emitió un fuerte rugido, saltó al edificio más cercano y corrió a través de la ciudad. Congelado sólo momentáneamente en shock, Norik despertó rápidamente a los otros Rahaga y a Dume y les contó sobre la desaparición de Keetongu.

"¿Así que sólo se fue?" preguntó Bomonga con incredulidad.

"No... él dijo una palabra antes de saltar desde el balcón..." respondió Norik tentativamente.

"¿Y esa palabra era ..?" dijo Iruini expectante.

"Visorak", dijo Norik sombríamente.

"Bueno entonces, será mejor asegurarse de que todavía quede una ciudad a la que Vakama y los demás regresen", dijo Turaga Dume, recogiendo un lanzador de discos con ardiente determinación en sus ojos.

***

El Cazador Oscuro llamado Habitante se escabullo en las sombras del Coliseo y observó cómo siete figuras pequeñas lo dejaban. Cubriendo sus ojos de la lluvia que acababa de empezar, notó su dirección y los siguió.

Si son tan sabios como El Sombrío dice que son, entonces sabrán exactamente a dónde ir para encontrar a su preciado Keetongu, pensó. Y cuando lo hagan, tendré el informe perfecto para dar a mi amo. Habitante aceleró el paso. Necesito asegurarme de estar presente toda la batalla - no quisiera privar a El Sombrío de saber como es cuando un Rahaga muere, ¿no?

Después de sólo unos minutos de caminata, Keetongu podía verse por delante tratando de defenderse de veinte Visorak simultáneamente, pero estaba claro que estaba agotado. Un Keelerak vio al Turaga y a los seis Rahaga correr hacia ellos, pero instantáneamente se detuvieron cuando Dume disparó un Kanoka de eliminación de veneno al suelo delante de la criatura, y aunque no desató su poder, quitó un largo pedazo de pavimento.

"Da un paso más, monstruo, y te mostraré lo que se siente el ser mutado", advirtió, cargando un disco de reconstitución aleatoria en su lanzador. El Keelerak hizo como si considerara su propuesta, pero en lugar disparó un proyectil de los suyos que apenas falló en impactar al Turaga rojo.

Con un enorme estruendo, Keetongu cayó al suelo, incapaz de seguir peleando. Los quince Visorak que habían escalado en su cuerpo se soltaron y enfrentaron a sus nuevos oponentes.

"¡Deténganse!" gritó Gaaki. "¡La horda ya no existe, ahora son libres!" El Keelerak la ignoró y comenzó a sisear lo que eran obviamente órdenes de ataque. Como los Rhotuka comenzaban a volar por el aire desde ambos lados, Habitante se deslizó en un oscuro callejón para ver la pelea desde un lugar seguro.

El Keelerak entonces lanzó un Rhotuka a los pies de Pouks, pero fue capaz de saltar fuera del camino a tiempo. Cuando aterrizó, miro a los ojos a Dume y ambos asintieron. El Rahaga marrón disparó un Rhotuka lazo y arrastró a la araña verde al pequeño cráter que Dume había hecho. Así mientras las energías del Rhotuka se disipaban, Dume activó su Noble Kiril y cerró el agujero en el pavimento alrededor de uno de los pies del Visorak. Entonces, fiel a su palabra, Dume lo atacó con un disco de reconstitución aleatoria que hizo que el Keelerak se transformara en una mancha espinoza sin piernas ni boca.

Privados de su líder, no pasó mucho tiempo hasta que los otros Visorak fueran derrotados. Utilizando su bastón, Kualus convocó al último rebaño de murciélagos de hielo de la isla para distraer a las arañas, mientras que los otros Rahaga y Dume ayudaron a Keetongu a ponerse de pie. Totalmente recuperado y estimulado con venganza, Keetongu abrió la trampilla recién reparada en su pecho que contenía su lanzador Rhotuka y disparó una rueda de energía que tenía el poder equivalente de quince ataques Visorak de vuelta contra el grupo que envió a diez de ellos derrapando a través del pavimento. El resto, los hizo oscilar con su escudo mientras los Rahaga los capturaban con su Rhotuka.

Cuando el último Visorak cayó al suelo bajo los efectos de uno de los Rhotuka inmovilizantes de Norik, Habitante apenas podía creer la escena que acababa de desplegarse ante sus ojos. De alguna manera los Rahaga, Turaga y Keetongu habían ganado, y así de fácilmente. Mientras el esquivo Cazador Oscuro volvía a su hogar en los Archivos, estaba dividido entre lo que sentía por el resultado. Por un lado, esto significaba que la isla ciudad estaba todavía habitada, pero por otro, significaba que la Hermandad de Makuta había fallado una vez más en tomar Metru Nui por lo que sería más fácil para los Cazadores Oscuros hacerlo después. Al final, decidió que esto último era más atractivo ya que los habitantes de Metru Nui serían conquistados tarde o temprano y que estaba dispuesto a esperar.

***

Una vez más, los gritos llenaron el aire, pero no debido a los Visorak esta vez. Los Matoran, Toa y Turaga todos corrían para protegerse como edificios explotaron y seres poderosos recorrieron la ciudad atacando todo a la vista. En el corazón de todo el caos y la destrucción estaba un rostro malvado que reía maniaticamente - era El Sombrío.

Al igual que la noche anterior, Norik despertó respirando pesadamente y con la luz de su corazón parpadeando frenéticamente. Iruini, que cuidaba el fuego, lo miró con curiosidad.

"¿Está todo bien, hermano?"

"Sí", dijo Norik con un tono aliviado, "Era sólo un sueño."

Por ahora, tal vez, pensó Habitante al desactivar su poder para inducir pesadillas y regresando sigilosamente a las sombras.

Personajes Editar


Saga Guías e Historias en Línea
Historia de Spherus Magna Historia de Spherus Magna | Decadencia
Historia del Universo Matoran Historia del Universo Matoran | Nadie se Quede Atrás | Las Muchas Muertes de Toa Tuyet | Nacimiento de un Cazador Oscuro
Leyendas de Metru Nui Leyendas de Metru Nui | El Gran Rescate | Protección
Isla de Mata Nui El Tiempo Oscuro | El Informe del Habitante | Tentáculos | Esperanza | Llegada de los Toa |
El Enjambre Bohrok | El Ataque de los Bohrok-Kal | La Máscara de la Luz
Búsqueda de la Máscara de la Vida Voya Nui | Mahri Nui | Sueños de Destrucción | Hacia la Oscuridad | Hermanos en Armas | El Blog de los Toa Nuva | Las Crónicas de Mutran | El Reino | Espejo Oscuro | Federación del Miedo | Guerra del Destino | Habitantes de la Oscuridad | Karda Nui | Bitácora de Takanuva
Reino de Sombras Reino de Teridax | Reino de Sombras
Bara Magna Historia de Bara Magna | Bara Magna | Imperio de los Skrall | Acertijo de los Grandes Seres | El Cruce | Fin del Viaje | Mata Nui Saga | La Historia de Sahmad
Spherus Magna Spherus Magna | La Búsqueda del Ayer | Los Poderes Que Son
Okoto Okoto | ¡Descubre el Poder de las Máscaras Doradas! | ¡Acaba con el Señor de las Arañas Calavera! | Código Club: Umarak


¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.