FANDOM


"Ciudadanos del Makutaverso, están en un área no autorizada. Acompañarán a estos Exo-Toa a Metru Nui, donde ustedes serán… reeducados para un nuevo trabajo que beneficiará a toda mi gente. Vivirán sus vidas allí, en paz y prosperidad, sin querer nada… o mueren, ahora."
Teridax a través de un Exo-Toa

Reino de Sombras

Reino de Sombras es una serie en línea publicada en BIONICLEstory.com en 2009 y 2010. Se centra en el conflicto entre los habitantes del Universo Matoran y Teridax. Es una secuela de Habitantes de la Oscuridad del 2008.

Capítulo 1 Editar

Vezon caminó entre mundos.

Al menos, así fue como el lo veía. Últimamente, parecía que cada paso que daba le dejaba en algún lugar completamente diferente. En un momento, estaba a fuera, bajo la luz del sol, viendo a Matoran y Cazadores Oscuros trabajando juntos en perfecta armonía (a pesar de que estaban construyendo un cañón gigante, pero aún así se llevaban bien). Al siguiente momento, todo había cambiado y él estaba en un lugar completamente diferente. Aquí, un grupo llamado los Grandes Seres había construido un robot mecánico de 40 millones de pies de alto que llamaron Makuta. Desafortunadamente, su hermano, Mata Nui, estaba tramando una rebelión contra él.

¿Cómo había empezado todo esto? Trató de recordar, hacerlo nunca fue lo más fácil para Vezon. Se había puesto una Kanohi Olmak, la Máscara de las Puertas Dimensionales, que había encontrado en Destral. Un portal se abrió frente a él entonces. Ansioso por escapar de la isla, caminó a través de él – sólo para encontrarse frente a una ola gigantesca acercándose. Lo impacto, pero no se ahogó. En cambio, cayó a través de otro portal, terminando en medio de un pantano. Y luego otro, y otro...

Le tomó bastante tiempo averiguar lo que le había sucedido: que su cuerpo, su esencia, se había fusionado con la de la Olmak. El era ahora, para todos los efectos y propósitos, una puerta dimensional caminante.

Todavía había mucho que aprender, por supuesto. ¿Era permanente el efecto? ¿Podría llegar a aprender a controlar el poder, de modo que pudiera escoger a dónde ir? Si llevaba algo o a alguien, ¿viajaría con él?

¿No sería interesante? pensó. Lo primero que haré es encontrar a Makuta Teridax y darle un gran... gran... abrazo.


Tahu utilizó sus poderes elementales para encender una pequeña fogata. Era una tontería, lo sabía. Habían Exo-Toa en la zona y notarían el calor. Pero de igual modo, siendo un Toa del Fuego, probablemente no podrían perderle de todos modos.

Miró alrededor del campamento a su "equipo". No era una vista que inspirara confianza. En los días pasados desde que Teridax tomó el universo, los Toa Nuva se habían dispersado (eran demasiado fáciles como objetivo si permanecían juntos). Conectándose con otros fugitivos, se dirigieron a lugares de relativa seguridad para reagruparse y planificar.

Esto explicaba por qué Tahu estaba sentado en las ruinas de Karzahni con un Ko-MatoranKopekeJohmak, miembro femenino de la Orden de Mata Nui con la habilidad de fragmentarse y reensamblar su cuerpo; Krahka, Rahi femenina cambiadora de formas; y dos Cazadores Oscuros, Guardián y Lariska.

No exactamente GaliLewa y Kopaka, pensó Tahu. Pero tendrán que bastar.

"Nos quedaremos aquí unas pocas horas más, y luego nos moveremos", dijo. "Onua dijo que había algunos agentes de la Orden de Mata Nui en algún lugar al sur de aquí, en busca de un cache de armas y suministros. Nos reuniremos con ellos."

"¿Y luego que?" Se quejó Guardián. "¿Desafiar al viento con Cañones Cordak?. Todo lo que estamos haciendo es retrasar lo inevitable - y todos lo sabemos".

"¿Y la alternativa?", preguntó Johmak. ¿Arrodillarse y arrastrarse ante Makuta, rogándole por un momento más de vida para servirle? Dejenme morir, entonces, siempre y cuando lo haga como un ser libre."

"Tahu... ¿qué vamos a hacer?", preguntó Kopeke, en apenas un susurro. "Guardián tiene razón, estamos tratando de luchar contra el universo mismo".

"No, no lo estamos", dijo Tahu. "Estamos luchando contra un ser loco que controla el poder de un universo. Y no es como aprender como funciona una nueva máquina en una forja de Ta-Metru - se necesita tiempo y práctica para dominar un sistema tan complejo. Y no vamos a darle ese tiempo... vamos a hacer un Pohatu en él."

"¿Un Pohatu?", preguntó Kopeke.

Tahu sonrió. "Eso es correcto. 'En caso de duda, arrasar con todo y espero que estés en otro lugar cuando eso ocurra.'"

Guardián se levantó y se alejó del fuego. No tenía nada contra Tahu, pero tenía que haber una mejor manera. Tal vez en lugar de correr de un lugar a otro, deberían estar tratando de encontrar una salida de este universo. Podía ser que este lugar ya estuviera perdido, y llegó el momento de aceptarlo y seguir adelante. No era una elección fácil, pero éstas no eran del tipo que estaba acostumbrado a hacer de todos modos.

Bajo sus pies, el suelo se abrió. Cadenas hechas de piedra sólida lo envolvieron, tirando de él hacia el agujero mientras gritaba. Entonces la árida tierra se cerró de nuevo, y él se había ido.

El equipo estaba de pie. "Es Makuta," dijo Tahu. "Él sabe dónde estamos. ¡Está jugando con nosotros!"

"Dinos algo que no sepamos," le respondió Lariska. "Como ¿qué vamos a hacer al respecto?"

Antes de que Tahu pudiera responder, una docena de Exo-Toa aparecieron en aumento. Sus misiles estaban cargados y apuntados a los fugitivos. La máquina que los lideraba habló con la voz de Makuta Teridax.

"Ciudadanos del Makutaverso, están en un área no autorizada. Acompañarán a estos Exo-Toa a Metru Nui, donde ustedes serán… reeducados para un nuevo trabajo que beneficiará a toda mi gente. Vivirán sus vidas allí, en paz y prosperidad, sin querer nada… o mueren, ahora."

"¿Sabes que?", dijo Lariska. "Esto puede resultar ser la revolución más corta jamás registrada."

Capitulo 2 Editar

Axonn había estado corriendo por muchos días y noches. Después de haber sido teletransportado desde Metru Nui por el poder de Makuta, se había encontrado en un vasto y árido paisaje. Al principio, no había ninguna señal de vida alguna, Matoran o Rahi, o cualquier habitación. Eso cambió cuando empezó a oír los gritos. Eran gritos de agonía y venían de Brutaka, aunque su viejo amigo no estaba a la vista en ningún lugar.

El guerrero había corrido en dirección a los gritos. Eso había sido - ¿hace cuánto tiempo ya? ¿Hace una semana? ¿Un mes? Había atravesado el desierto que nunca parecía terminar, pero había sido incapaz de encontrar a Brutaka. Extrañamente, no había sentido hambre ni sed en el viaje, sólo una necesidad abrumadora de seguir buscando.

Unas cuantas cosas habían comenzado a fastidiarle, sin embargo, como el zumbido de una luciérnaga en su oido. El paisaje nunca cambiaba. Podía jurar que había visto las mismas formaciones rocosas una y otra vez, como si hubiese estado corriendo en círculos. Y Brutaka - ni siquiera él podría haber soportado lo que parecían ser semanas a estas alturas. Sus gritos habrían desaparecido hace mucho tiempo.

Entonces la grieta apareció en el cielo. Era sólo una pequeña, pero luz brillante fluía a través de ella desde algún lugar de afuera. Eso, tampoco, tenía ningún sentido. Tan pronto como Axonn dijo eso para sí, la grieta se hizo más grande. Entonces más grietas empezaron a aparecer, en el cielo, en el suelo, a todo su alrededor.

Esto no puede estar pasando, pensó Axonn. Esto no puede ser real. ¡Esto... no es real!

Al instante siguiente, Axonn estaba sentado en una playa. El agua golpeaba contra la orilla frente a él, y detrás, una suave brisa agitaba los árboles de jungla. Rahi volaban en círculos en lo alto del cielo, de vez en cuando zambulléndose para robar un pez del mar. No había rastro alguno del desierto interminable en el que había estado antes.

Por supuesto que no, pensó. Nunca estuve allí. Con sus poderes aumentados por estar en el cuerpo de Mata Nui, Makuta puede perforar incluso los escudos mentales de un miembro de la Orden. Mis días y noches de correr, los gritos de Brutaka... todos una ilusión.

Axonn se levantó. Todavía tenía su armadura, su máscara y su hacha. Se preguntó si quizás su máscara, que podía ver a través de cualquier engaño, había sido la diferencia entre el escapar de la trampa de Makuta y estar perdido en la fantasía para siempre.

No sabía a ciencia cierta dónde estaba, ni le importaba en este momento. Todo lo que le importaba era donde estaba Makuta, y él sabía esa respuesta. De algún modo, de alguna manera, iba a regresar a Metru Nui – y Makuta iba a pagar por lo que había hecho, incluso si le costaba la vida a Axonn.


Lejos de la isla de Axonn, Tahu y su equipo de desadaptados se enfrentaban al potencial final de sus propias vidas. El grupo fue confrontado por un escuadrón de fuertemente armados Exo-Toa, preparados para aprisionarlos o ejecutarlos. Tahu dudaba que las máquinas se preocuparan mucho por la opción que seguirían.

Calculó las probabilidades. Lariska, Krahka, Johmak y él podrían vencer a cuatro Exo-Toa, tal vez incluso a ocho si tomaran un descanso. Eso aún dejaría a cuatro máquinas libres para eliminarlos. En el pasado, él simplemente habría aceptado la situación y jurado caer peleando. Ahora estaba tratando de usar su cerebro tanto como sus músculos, porque en la pelea contra Makuta no podía permitirse el lujo de perder a guerreros por sacrificios innecesarios.

Había asentado un plan – una rendición simulada, ​​seguida por un intento de escape antes de llegar a Metru Nui – cuando el suelo comenzó a temblar. Al principio, pensó que era otro ataque de Makuta. Entonces los temblores se hicieron más violentos y algunos de los Exo-Toa perdieron el equilibrio. No tuvieron que molestarse en levantarse de nuevo. Un abismo se abrió directamente bajo las máquinas y las tragó. Tahu corrió al borde de el abismo y no vio nada más que oscuridad. Al menos, al principio...

"¡Hermano! ¿Me puedes dar una mano?"

Tahu sonrió. Onua Nuva se aferraba a la pared rocosa de la grieta. Los Exo-Toa no habían tenido tanta suerte, habiendo caído en lo que parecía ser un pozo sin fondo.

El Toa del Fuego ayudó al Toa de la Tierra a volver a tierra sólida. Asintió con la cabeza hacia el abismo, diciendo, "Todavía haces un buen trabajo."

"He estado manteniendo la práctica", dijo Onua.

"Estábamos a punto de dirigirnos hacia el sur para encontrarnos con los agentes de la Orden que mencionaste, los que buscaban armas," dijo Tahu.

Onua negó con la cabeza. "No te molestes, los Rahkshi los tienen y los suministros."

"Entonces tomamos otra dirección," dijo Tahu, "y seguimos moviéndonos".

Lariska se acercó, cubriendo su daga. "Así que. ¿Alguna idea brillante? Hay más Exo-Toa de donde esos vinieron."

"Y más Rahkshi," convino Tahu.

"Onu-Matoran," dijo Onua, sonriendo.

"¿De qué estás hablando?" preguntó Lariska.

"Los Onu-Matoran viven bajo tierra la mayor parte de sus vidas," explicó el Toa de la Tierra. "La primera vez que salen a la superficie, la luz brillante los abruma, la mayoría quedan cegados durante un corto período de tiempo, hasta que se acostumbran a su entorno, así es como Teridax está ahora. No está acostumbrado aún a todo este nuevo poder, o intentar ver en todas direcciones a la vez. Necesita otros ojos y oídos dentro del universo - los Rahkshi y los Exo-Toa."

"¿Qué tienes en mente, e incluye explosiones?" preguntó Tahu, esperando que las incluyera.

"Oh, las tiene," le aseguró Onua. "Un Toa de la Tierra aprende a - disculpa el juego de palabras - mantener oído al suelo. Makuta puede ser todopoderoso, pero aún necesita hacer Rahkshi de la misma vieja manera - haciendo gusanos kraata que luego se convierten en sus guerreros. Y creo que quizá sepa dónde están siendo creadas esas kraatas."

"Atacaremos allí," dijo Tahu. "Tal vez podamos cortar su suministro de Rahkshi, temporalmente. Es un comienzo."

"¿Cuán lejos?" preguntó Lariska.

"Llegaremos," dijo Onua. "Makuta escogió la única fuente de protodermis energizada que la Orden de Mata Nui no pensaría en intentar clausurar - la de su propia isla de Daxia. Él destruyo su fortaleza y tomó el control de la isla. Ahí es a donde tenemos que ir."

"¿Resguardada?", preguntó la Cazador Oscuro.

"Como si fuera el tesoro de los Grandes Seres," dijo Onua. "Trae una daga extra."


La misión de Lewa era simple y directa. Con la ayuda de la información de un agente de la Orden sobreviviente, se dirigiría a la isla de Artakha. De alguna forma, el poderoso gobernante de esa tierra tenía que ser convencido de hacer más que sentarse y hacer armaduras y armas. Lo necesitaban en la lucha.

Cuando llegó a la vista de la isla, se dio cuenta de que ya era demasiado tarde. Rahkshi destrozados cubrían la costa, pero más estaban avanzando hacia la fortaleza. Los trabajadores Matoran de Artakha estaban luchando en una resistencia desesperada, pero era una causa perdida. La única esperanza era de algún modo conseguir rescatar al mismo Artakha antes de que las fuerzas de Makuta lo derrotaran.

Lewa estaba a punto de lanzarse a una inmersión de poder cuando una voz resonó en su cabeza. No lo hagas, dijo. Es muy tarde. Pero hay otro que puede ayudarte, si he caído. Ve con él. Persuadelo de unirse a tu lucha.

"¿De quién estás hablando? ¿Y dónde lo encuentro?", dijo Lewa.

Todavía hay tiempo, dijo la voz de Artakha. Yo te enviaré con él. El resto depende de tí.

El mundo giró, y entonces Lewa ya no estaba en el aire por encima de Artakha. En su lugar, se encontraba de pie en una cueva oscura, frente a una pared de piedra en blanco. Podía sentir algo detrás de él, de la misma manera que uno podía sentir una sanguijuela de pantano arrastrándose por la parte de atrás del cuello. Lewa quería voltearse y ver lo que estaba allí - y al mismo tiempo, sabía que realmente no quería ver.

Voltea. Esta voz también estaba en la mente de Lewa, pero no tenía nada del confort y seguridad que podía encontrar en la de Artakha. Si era posible que una voz tuviera un olor, ésta apestaba a muerte y decadencia.

"¿Quién eres tú? ¿Dónde estoy?" dijo Lewa, quedándose justo donde estaba.

Estás al final de tu viaje... el final de todos los viajes, Toa. Y mi nombre es Tren Krom.

Capítulo 3 Editar

Kapura se movió rápidamente (para él) por las sombras de Metru Nui. Su destino era las afueras de Ga-Metru, específicamente una porción de los Archivos bajo ese punto. El mensaje tallado en la pared fuera de su refugio le había dicho a dónde ir, e incluso con quién iba a encontrarse allí, pero no la respuesta más importante: por qué.

Cautelosamente, miró alrededor de la esquina de un edificio. El camino parecía despejado. Los Rahkshi resguardaban la mayor parte de las entradas a los Archivos, pero no esta. Esta llevaba a una sección del vasto museo que había sido considerado inseguro hace décadas y abandonado. Incluso cuando Matoran y Toa retrocedieron bajo tierra en los días inmediatamente después de la toma de Makuta del universo, habían evitado esta región.

Se deslizó cruzando la calle y, con gran esfuerzo, levantó la escotilla. Dejó escapar un crujido estridente que estaba seguro que todos los Rahkshi de la ciudad pudieron oír. Kapura se congeló. ¿Era ese sonido de silbido de Rahkshi volando por el aire hacia él? No, era sólo vapor escapando en Ta-Metru. Esperó un momento más, y cuando ninguna fuerza hostil apareció, se metió en el túnel y cerró la escotilla detrás de él.

Estaba oscuro y húmedo dentro. El débil hedor de Muaka permanecía en el aire. Kapura se encontró recordando otra reciente visita a los Archivos, cuando se había perdido en el laberinto de pasillos. Esa vez, casi había terminado siendo comida para una exhibición que se había escapado y sólo fue la oportuna llegada de Toa Takanuva lo que lo salvó. Deseó que su amiga hubiera escogido un lugar diferente para su reunión... pero luego recordó que sólo este tipo de lugar serviría.

"Llegas tarde."

Macku salió de un hueco en la pared. Su armadura azul estaba manchada de barro y se movió con una ligera cojera, un recuerdo de haber escapado de algunos Exo-Toa unos días antes.

"Lo siento," dijo Kapura. "Tenía que asegurarme de que no me siguieran."

"Esperaremos unos minutos más por Hafu," dijo Macku. Parecía cansada... no, más que cansada, pensó Kapura. Más como si apenas se estuviera sosteniendo.

"¿Está trabajando hoy?"

Macku asintió con la cabeza.

Kapura frunció el ceño. Todos los escultores Po-Matoran habían sido puestos a trabajar tallando estatuas de Makuta para ser colocadas alrededor de la ciudad. La orden no había venido de su nuevo "Gran Espíritu", sino más bien del nuevo "Turaga" de Metru Nui - Ahkmou. No, él no era un verdadero Turaga - él nunca había sido un Toa, después de todo, que era el prerequisito - pero su asociación pasada con Makuta lo había puesto en una posición de poder en la ciudad.

"Deberíamos haber matado a ese traidor hace mucho tiempo," murmuró Macku.

Cada Matoran recordaba los crímenes de Ahkmou en la isla de Mata Nui, con la venta de bolas kodan manchadas con la oscuridad de Makuta. Muchos habían oído los cuentos de sus pecados en Metru Nui también, en las semanas antes del Gran Cataclismo. Aunque gran parte se la había guardado para si mismo durante el último año, nadie realmente confiaba en él. Pero Turaga Vakama insistió en que no sería exiliado. "Mejor mantener una víbora del Destino junto a tu cama que dejarla vagar libre. Al menos entonces, sabrás de qué dirección vendrá su ataque."

La escotilla se abrió de nuevo con un chirrido. Un rayo de luz sucia atraveso la penumbra de los Archivos. Macku y Kapura se escondieron instintivamente hasta que desapareció la luz. Entonces oyeron el sonido tranquilizador de la voz de Hafu, diciendo: "¿Alguien recuerda por qué queríamos volver a esta ciudad?"

Macku rio, aunque no había nada de qué reírse. Pero se sintió bien estar de nuevo cerca de estos dos Matoran. Muchos de los otros arriba ya se habían rendido. Los Rahkshi y Exo-Toa estaban en todas partes, y los únicos Toa visibles eran los Toa Hagah, que parecían ajenos a todo lo que ocurría a su alrededor. Cuando se les pregunto, insistieron en que Makuta Teridax había sido derrotado y todo estaba bien en Metru Nui. Peor aún, se podía decir que realmente creían esta ilusión.

"¿Cuál es la situación?", preguntó Hafu. "Sabes que el símbolo sólo se supone que se debe utilizar en una emergencia."

"Esta es una emergencia," le aseguró Macku. Ella había tomado un gran riesgo dibujando el símbolo de la "ayuda" - un crudo esbozo de un Rahkshi - cerca de las casas de sus amigos. Ahkmou había prohibido la creación de cualquier arte no autorizado.

La Ga-Matoran volteó y se dirigió a lo profundo de los Archivos. Hafu y Kapura la siguieron. Los condujo hasta los subniveles, moviéndose como si conociera el lugar, así como si fuera Ga-Metru. Kapura estaba completamente perdido y sospechaba que Hafu también lo estaba.

"Aquí", dijo Macku en voz baja. Les hizo una seña para que la siguieran hasta una gran cámara que había albergado una especie particularmente desagradable de primates Rahi. Había alguien allí - una Toa del Agua, herida, tendida en el suelo de piedra. Pero no era Gali ni Gaaki ni ningún otro Toa que Kapura reconociera.

"¿Quien es ella? ¿De dónde vino?" preguntó Hafu. Sospecha coloreó su voz. Había visto demasiados trucos de Makuta para creer en algo a primera vista.

"Ella dice que su nombre es Tuyet," dijo Macku. Y que está aquí para ayudar.

Hafu había oído su nombre una vez... algo que ver con Toa Lhikan, si recordaba correctamente, pero no conocía la historia. "No parece que pueda ayudarse a sí misma, mucho menos a nosotros."

"Podrías... sorprenderte" dijo la Toa femenina, levantando su cabeza para mirar a Hafu. "Así como muchas personas. Dime, ¿dónde está Toa Lhikan?"

"Muerto," dijo Kapura. "Asesinado por Makuta."

Hafu le lanzó una mirada. No era inteligente compartir información con extraños como ese.

"¿Y Toa Nidhiki?"

Kapura miró a Hafu y se encogió de hombros. Luego se volvió hacia Tuyet. "Muerto también. Makuta... se lo comió, supongo."

"Mire, estamos contentos de verla a usted y todo eso," dijo Hafu. "Pero un Toa más o menos no va a hacer ninguna diferencia aquí. No a menos que tengas una super arma escondida que pueda limpiar Metru Nui de las fuerzas de Makuta."

Tuyet se incorporó. Ella metió la mano en su bolsa y sacó un pedazo de cristal del tamaño de su puño. "De hecho, eso es exactamente lo que tengo".

"¿Y crees que Makuta te dará la oportunidad de usarlo?", preguntó Macku. Medio esperanzada, medio escéptica.

"Makuta es el Gran Espíritu, ¿verdad?" preguntó Tuyet. "¿Y el Gran Espíritu sabe todo acerca de todos los que viven en su universo... donde están, lo que están haciendo... todo lo que tiene que hacer es pensar en ellos?"

Kapura asintió con la cabeza.

Tuyet sonrió. "Entonces soy la aliada perfecta, pequeños. Estoy muerta... y lo he estado durante unos 2000 años."

Capítulo 4 Editar

Makuta Teridax, en el gigantesco cuerpo robótico que alguna vez perteneció a Mata Nui, observó el mundo en el que se encontraba. No había nada más que agua hasta donde podía ver - y cuando uno mide 40 millones de pies de altura, reflecciona Makuta, se puede ver bastante lejos.

Era, decidió, un mundo aburrido. Oh, era cierto que bajo la superficie del vasto océano, los prisioneros que escaparon de El Abismo todavía luchaban por sobrevivir. Pero eran tan insignificantes como para estar bajo la noción de un ser tan grande y poderoso como él mismo. Si bien era cierto que no podía afectar sus destinos de la misma forma que podía con las cosas vivas que habitaban dentro de su cuerpo - los Toa, Matoran, etc. - su nuevo cuerpo tenía el poder suficiente para vaporizar este océano, si fuera necesario. Tal vez lo haría antes de dejar este mundo, sólo por diversión.

Y no te equivoques - él dejaría este planeta de mar infinito. Había otros mundos por ahí, repletos de vida, esperando ser conquistados. ¿Por qué tendría que estar satisfecho con gobernar un "universo" dentro de este cuerpo, cuando podría dominar un verdadero universo de planetas, soles y estrellas? Este cuerpo robótico tenía el poder de reducir a escombro las ciudades, destruir montañas, y sin embargo Mata Nui nunca había usado nada de eso. Bueno, Makuta no sería tan tonto.

Naturalmente, habría preparaciones que hacer. Tendría que extinguir cualquier último rastro de rebelión dentro del universo de los Matoran primero. Sería estúpido arriesgarse a una crisis crítica en sus sistemas en medio de una guerra, sólo porque alguna tribu de Matoran decidió valorar el concepto de libertad sobre los duros y fríos hechos de la muerte. Cuando esto estuviera hecho, Makuta acudiría a la estrella roja y comenzaría su viaje.

El pensamiento desató otro, una idea aún más maravillosa. Había expulsado la Máscara de la Vida desde dentro de él, con la mente de Mata Nui atrapada en la máscara. La poderosa Kanohi se había ido volando al espacio, tal vez para quemarse, o destruirse contra un asteroide... o, de alguna manera, encontrar refugio en algún otro mundo. Aunque muy lejos, todavía era parte de este cuerpo, y Makuta sabía que podría encontrarla de nuevo. Podía localizarla, no importa dónde, y extinguir cualquier brillo de esperanza que Mata Nui pudiera estar sintiendo. La máscara y todos sus poderes eran ahora una mancha de polvo en los ojos de Makuta, y lo probaría aplastándola hasta hacerla polvo con su tacón blindado.

Era una fantasía agradable, pero había realidades con las que tenía que lidiar primero. Había sentido la presencia de otro Makuta entre los Matoran, lo cual habría sido imposible. Todos los otros Makuta habían sido asesinados, por él o por agentes de la Orden de Mata Nui. Bueno, eso no era estrictamente cierto, suponía... Miserix seguía vivo, aunque el ex líder de los Makuta no lo sabía. Por lo que el viejo enemigo de Teridax sabía, había sido transformado en un dibujo bidimensional en una pared, y así era como todos lo veían también. En los viejos tiempos, habría tomado una cantidad considerable de energía poder mantener tan exitosa ilusión, especialmente en otro Makuta. Pero con sus poderes amplificados por su nueva forma, era prácticamente algo sin esfuerzo.

Pero el Makuta que sentía no era Miserix. No, era un ser que era totalmente desconocido... y, sin embargo inquietantemente familiar a la vez. Y como no podía ser uno existente, ni uno que hubiera sido creado, sólo había una respuesta.

Ha venido de otra dimensión. Mis enemigos han reclutado a un Makuta para usarlo contra mí. Que... emprendedor de ellos. Tengo que darle a su nuevo recluta una adecuada bienvenida.


Mazeka y su recientemente conocido aliado Makuta se encontraron en una porción deshabitada del continente sur. El valle en el que se encontraban era en realidad bastante exuberante y hermoso, pero Mazeka recordaba bien las historias de este lugar. Las altas hierbas que se balanceaban en la ligera brisa eran guardianes de este lugar. Podían percibir el movimiento y respondían envolviéndose alrededor del objeto extraño y estrangulándolo. Los restos entonces jalados bajo tierra y el valle volvería a parecer hermoso y sin inperfecciones.

"Quédate quieto", le aconsejó al Makuta de armadura blanca a su lado. Esta era una versión alterna de Makuta Teridax, de un mundo donde los Makuta nunca habían sido malvados. A cambio de haber aceptado dejar allí a su viejo enemigo Vultraz, se le había dado la oportunidad de traer a un habitante de esa dimensión devuelta consigo. Había elegido al Teridax de ese mundo, esperando que el doble fuera capaz de predecir las acciones del original.

"Tenemos cosas así en nuestro mundo también," dijo el Teridax alterno. "Sabemos cómo lidiar con ellas."

Mientras Mazeka observaba, la oscuridad empezó a arrastrarse por el valle. Dondequiera que pasara, las hierbas se marchitaban y morían. "Espera un minuto", dijo Mazeka, repentinamente sospechoso. "Tú me dijiste que los Makuta en tu mundo habían desterrado todo rastro de sombra de su interior. ¿Cómo puedes controlar la oscuridad entonces?

El Teridax alterno dio un susurro de sonrisa. "No puedo. Pero puedo absorber la luz... ¿y que es la oscuridad, sino la ausencia de luz? Y ahora, creo que hay otro lugar en el que necesitamos estar".

Descendiendo por el sendero ahora oscurecido, los dos aliados salieron del valle como su búsqueda comenzaba verdaderamente...


Toa Tuyet apenas podía creer su buena fortuna. Miles de seres que ella podría haberse encontrado en este universo, y ella se había encontrado a dos que no la recordaban a ella o sus acciones. Eso haría las cosas mucho más fáciles.

Su momentánea debilidad, resultado de un difícil viaje para llegar aquí, había pasado. Ahora caminaba por los Archivos detrás de los dos Matoran, Kapura y Macku, escuchándoles hablar. No le había costado mucho comprender la situación aquí. Sus viejos temores probaron ser correctos. Los Makuta se habían rebelado contra Mata Nui y ahora controlaban este universo. Si Lhikan y Nidhiki me hubieran escuchado, nada de esto hubiera pasado... porque no habría quedado ningún Makuta con vida, pensó.

Qué bien recordaba cómo todo había ocurrido. Ella había sido una Toa en Metru Nui, hace milenios. Usando un poderoso artefacto llamado la Piedra Nui, ella había tratado de hacerse lo suficientemente poderosa como para destruir a aquellos que ella percibía como amenazas para la paz - los Cazadores Oscuros y los Makuta. Sabía que otros Toa, como Lhikan, se opondrían a sus planes, así que tenía que mantenerlo todo en secreto.

Desafortunadamente, no pudo permanecer oculto por mucho tiempo. Los Cazadores Oscuros llegaron a Metru Nui, buscando la Piedra Nui que creían que tenía. Para neutralizarlos, los inculpo por el asesinato de Matoran que ella misma había cometido. Toa Lhikan y Toa Nidhiki capturaron a los Cazadores Oscuros, pero luego dedujeron que ella era la asesina y tenía la Piedra. En la batalla subsiguiente, la piedra fue destruida y ella fue capturada.

Los Toa la encerraron en el Coliseo hasta que pudieran decidir qué hacer con ella. Una noche, una figura dorada apareció en su celda, identificándose como Botar de la Orden de Mata Nui. Él le contó lo que ella ya había deducido por sí misma: pedazos de la Piedra Nui estaban incrustados en su cuerpo ahora, convirtiéndola en una batería viviente de poder Toa. Ninguna prisión convencional podría retenerla por mucho tiempo, no mientras hubiera Toa en cualquier parte de donde pudiera drenar su poder. Pero la Orden quería más que una forma más eficiente de encerrarla - querían el secreto de la Piedra Nui para poder hacer más.

Este fue un esfuerzo tan secreto que sólo los más altos rangos de la Orden lo sabían. Así que se produjo una trama complicada. Botar teletransportó a Tuyet a otra dimensión, una donde no existían Toa para que su Piedra Nui se vaciara. Para mantener esto oculto de los miembros de la Orden de rango inferior, una segunda Tuyet - de también otra dimensión - fue llevado al Abismo en su lugar. Esta doble fue incluso alterada por lo que tenía cristales incrustados en ella, aunque no de una piedra Nui. Ella permanecería en el Abismo, mientras que la Tuyet original sería encerrada e interrogada sobre la naturaleza de la Piedra.

Durante 1500 años, la Orden trató de sacar el secreto de la Piedra de ella, sin éxito. Durante todo este tiempo, ella planeó su escape. Trabajando con uno de sus guardias, logró convencerlo de la justicia de su causa (después de todo, a la Orden le disgustaban tanto los Cazadores Oscuros y Makuta como a ella). Finalmente, el guardia estuvo lo suficientemente de su lado para ayudarla a fingir su propia muerte en una explosión. Creyendo que su cuerpo fue vaporizado, la Orden no se molestó en buscarla. Mientras tanto, ella utilizó tecnología de esa dimensión para escapar.

Sin un mapa, le tomó dos mil años regresar a su propio universo... dos mil años llenos de mundos visitados llenos de Toa de los que podía drenar fuerzas. Finalmente, encontró un camino de vuelta a casa, terminando en los Archivos de Metru Nui.

En cuanto a lo que le había sucedido a su doble en El Abismo, no tiene idea. Supuso que la Orden lo sabría, y un día, si se aburría, sacaría la información de ellos. Pero por ahora, tenía tareas más grandes delante de ella.

Tuyet no tenía duda de que podría organizar y dirigir una exitosa rebelión contra Teridax y derribarlo. Pero no tenía intención de permitir que Mata Nui recuperara el control. Miles de años para pensar en ello la habían convencido de que Mata Nui era débil, o habría aniquilado a los Makuta hace mucho tiempo. No, lo que este universo necesitaba era una gobernante fuerte, decidido, sin miedo a hacer lo que tenía que hacerse.

Alguien como yo, se dijo. Sí, alguien muy parecido a mí.

Capítulo 5 Editar

El demasiado familiar desenfoque de la realidad y la oleada de náuseas golpearon a Vezon. Realmente tenía que encontrar una manera de controlar este nuevo poder, si no por otra razón estaba empezando a hacerle sentir realmente enfermo. No estaba seguro de cómo seres como Brutaka lograban moverse entre dimensiones todo el tiempo sin perder su cordura... de nuevo, como Vezon, ¿quizás Brutaka no tenía mucha cordura que perder?

De todos modos, aquí estaba. Estaba aqui. Lo cual, por supuesto, suplicaba la pregunta - ¿dónde era "aquí," esta vez? La Kanohi Olmak, que se había fusionado con su sustancia, abrió puertas dimensionales de la misma manera en que los Matoran abrían cajas de regalo el Día de Nombrar y era imposible predecir dónde uno podría terminar.

Miró hacia abajo. Había arena bajo sus pies. De hecho, había arena en todas direcciones. Al principio, pensó que estaba en una playa, pero no había agua cerca. Sin embargo, podía ver árboles y edificios a lo lejos, así que comenzó a caminar en esa dirección.

El desierto, como resultó ser, no era muy grande. Dio paso a una jungla exuberante, llena de un número de seres haciendo una de esas cosas que Vezon hizo todo lo posible por evitar: trabajar duro. Algunos eran obviamente Le-Matoran... los otros, Vezon no los reconocía, aunque tenían apariencia de aldeanos. Odiaba a los aldeanos. Eran tan... trabajadores.

Uno de los aldeanos se inclinó hacia él, usando sus brazos como patas delanteras. Miró a Vezon y dijo, sonriendo: "¿Eres un amigo de Mata Nui?"

Vezon realizó una hazaña complicada y desafiante - no se rió. "Pues, sí, pequeño... lo que seas. Lo soy.

"¿Eres un Toa, entonces?"

"Nada menos," dijo Vezon, dando su mejor sonrisa "noble y heroica".

"Vamos, entonces," dijo el aldeano, corriendo. "Llegas tarde."

Intrigado, Vezon lo siguió. Este lugar tenía a un Mata Nui y Toa, así que tenía que ser algo como su hogar. Pero, ¿quiénes eran esos otros enanos? ¿Y dónde estaba?

"Um, disculpa, aldeano," comenzó Vezon.

Tarduk!", le gritó el aldeano. Vezon se agachó, como le dijeron, pero no vio ninguna señal de que algún alquitrán volara por el aire. Le tomó un momento deducir que no era "¡Tar, duck!" lo que había escuchado.

"Claro. Como sea. ¿En dónde estoy?", dijo Vezon.

Tarduk hizo una pausa y miró por encima de su hombro. Oh, debes de ser del norte. Esto es Tesara. Ahora, date prisa, por favor - Gresh y Toa Kongu necesitan más ayuda.

¿Gresh? se dijo Vezon a si mismo. ¿Qué es un Gresh? Pero Kongu... a él, lo conozco.

Se abrieron paso a través de algunos matorrales, y Vezon se detuvo brevemente. Habían Toa - muchos de ellos - y algunos otros guerreros que él no reconocía. Estaban reparando un enorme refugio metálico. Jaller usaba su poder de Fuego para cerrar una fisura, mientras una mujer de armadura azul le instaba que se diera prisa. Ella no era una Toa del Agua, al menos Vezon creía que no - las Toa del Agua por lo general no eran tan molestas.

Vezon sabía que no debía entrar en el claro - después de todo, no era muy popular con los Toa. Por otra parte, si lo veían y atacaban, podría hacer las cosas interesantes. Habían pasado dos días desde que alguien había intentado matarlo, y se estaba poniendo ansioso.

Con la cabeza en alto, se dirigió hacia donde estaban los Toa. Unos pocos asintieron en su dirección. Uno sonrió. ¡Un Toa de la Piedra incluso lo saludó! Vezon decidió que de verdad odiaba este lugar.

"Entonces, ¿quién eres, exactamente?" preguntó Tarduk.

"Me llamo... eh... Toa Vezon," dijo, lo suficientemente alto como para que todos los Toa oyeran. "Soy el Toa de... de la... Anarquía."

Tarduk frunció el ceño. "Bueno, ya veo, estábamos esperando de Hielo... se vuelve muy caliente realizar este trabajo".

Vezon miró a su alrededor. Nadie había reaccionado en absoluto a su nombre... ni siquiera Jaller. ¿Era posible? No, era demasiado horrible para pensarlo. Tal tragedia, tal pérdida, estaba más allá de la comprensión. Pero tenía que afrontar el hecho:

Este universo no tenía un Vezon. Nunca había tenido uno. De lo contrario, seguramente alguien ya estaría disparándole ahora.

"No recibimos muchas, em, noticias en el norte", dijo a Tarduk. "¿Qué esta pasando aquí exactamente?"

"¿No lo sabes?", dijo Tarduk. "Bueno, supongo que debería enviarte a ver a Takua, pero creo que está en Roxtus hoy. Es bastante sencillo en realidad - los Grandes Seres, a través de Mata Nui, volvieron las cosas bien por aquí. Entonces Mata Nui fue al norte, Y unos meses más tarde, los Toa y Matoran y todo el resto aparecieron."

"¿Y qué le pasó a Mata Nui?"

Tarduk se encogió los hombros. "Tahu Nuva dijo algo sobre el Valle del Laberinto y el poder volviendo a donde pertenecía. No le presté mucha atención a él. Nunca he sido bueno para la historia, ¿sabes?"

Vezon se volteó al oír el sonido de los pies que marchaban. Una figura alta, inconfundiblemente un Makuta, lideraba una columna de guerreros de armadura negra en un simulacro.

"Llegan temprano," dijo Tarduk. "Desde que Tuma fue depuesto y los Makuta se apoderaron de los Skrall, no han sido nada mas que eficientes. ¡Me alegra que estén de nuestro lado!"

Unas cuantas preguntas más explicaron las cosas para Vezon, o al menos se acercaron a eso. En este universo, los Makuta nunca se habían rebelado contra Mata Nui. El Gran Espíritu había podido proceder con su misión - la que sea que fuera - sin incidentes. Después de que terminara, dejó que al menos algunos de los Toa y Matoran se fueran y vivieran con los nativos. Eso incluía a los Makuta, que habían destrozado las ambiciones de algún señor de la guerra local, pero conservaron su ejército.

Vezon se estaba preguntando por qué necesitaban un ejército en un lugar tan feliz, pacífico, idílico y tan aburrido como este, cuando su pregunta fue respondida de manera muy dramática. Sobre las dunas a la distancia se encontraba un ejército, marchando directo hacia Tesara. Algunos de ellos los reconoció - otros Skakdi, como los PirakaRoodaka y sus Vortixx, y Makuta Miserix en forma de dragón. Los jinetes de armadura negra en los reptiles de dos patas eran nuevos para Vezon, pero dudaba de que hubieran venido a entregar canastas de frutas.

"¡Es un ataque!" gritó Tarduk. "Rápido, Toa Vezon - ve a ayudar a los Makuta. Usa tu poder. Yo buscaré a los demás."

Usar mi poder. Claro, pensó Vezon. Mi poder es salir de aquí. Sólo tengo que averiguar cómo activarlo.

Los invasores rompieron las filas de los guerreros Skrall y se dirigieron hacia el pueblo. Los Skakdi al frente lanzaron antorchas, prendiendo fuego a la jungla.

Ahora sería un buen momento para una puerta dimensional a... ¡cualquier lugar! se dijo Vezon a sí mismo. Vamos. ¡Vamos! No quiero morir en un universo donde nunca viví... ¿quién se acordará de mí, entonces?

Pero el poder de la Olmak estaba extrañamente ausente. Y todo lo que Vezon podía hacer era quedarse de pie y ver cómo una horda corría hacia él...

Capítulo 6 Editar

Vezon había tenido mejores días. Su recién descubierta habilidad de viajar a otras dimensiones lo había dejado en un mundo alterno llamado Spherus Magna, donde los Makuta, Toa y alguna otra raza llamada Agori vivían felices juntos. Bueno, en general - un ejército bastante numeroso de Skakdi, Vortixx y nativos de Spherus Magna se dirigían hacia directamente al pueblo en el que Vezon se encontraba.

Parecía un buen momento para irse. Pero Vezon aún no había alcanzado ningún dominio sobre los poderes de la Kanohi Olmak que se había fusionado con él. No funcionaba simplemente porque el lo quisiera, y ahora mismo empezaba a desear nunca haber visto esa miserable cosa en primer lugar.

Por sexta vez en el último minuto, deseó que el poder de la Olmak le llevara lejos de esta realidad antes de que la horda lo pisoteara. Esta vez, sintió la ahora familiar sensación de vértigo que precedía a un salto dimensional, y vio el mundo oscilar a su alrededor. Pero entonces sucedió algo que nunca había ocurrido antes: todos a su alrededor se congelaron en su lugar. Cuando trató de alcanzar y tocar a un Toa, su mano pasó directamente. Lo peor de todo, él no estaba "viajando" - parecía estar atrapado en un reino de estatuas.

"Esto es mejor que ser asesinado", se dijo a si mismo. "No mucho mejor, sino mejor."

Su mente podrida pasó por todos los escenarios posibles. Esto no era de mucha ayuda, ya que casi no sabía nada sobre Máscaras del Poder o cómo repararlas. Si algo había ido mal con la Olmak, bien podría estar aquí para siempre.

¿Sería eso tan malo? La voz estaba en su cabeza - no era una experiencia inusual para Vezon, aunque normalmente las voces que escuchaba eran las suyas.

"Si no se vuelve más entretenido que esto, sí", respondió Vezon. "¿Con quien estoy hablando?"

Mi nombre no significaría nada para ti. La gente de Spherus Magna me llamaría un "Gran Ser".

"¿Y qué te hace tan grande?"

No hablo a los seres de este mundo. Ellos nunca me ven, ni me oyen, y por lo tanto queda a sus imaginaciones conjeturar lo que soy, cómo pienso y lo que creo. La imaginación tiene una capacidad infinita para llenar los espacios en blanco con lo que quiere estar allí.

"Eso está bien," dijo Vezon con impaciencia. "¿Puedes ayudarme a salir de esta situación?"

¿Por qué lo haría? Te metí en ella. Mi gente creó las primeras Máscaras del Poder. Ciertamente sabemos cómo desactivar una. No perteneces aquí... de hecho, sospecho fuertemente que no perteneces a ninguna parte. Y así, ahora no estás en ninguna parte.

"¿Es esto lo que hacen los Grandes Seres todo el día? ¿Pegan sus narices fantasmales en cosas que no les conciernen y se interponen en el camino de una rabia lunática perfectamente buena a través de las realidades?", preguntó Vezon.

Tal vez no soy un Gran Ser típico, respondió la vozHace eones, cometí el error de tocar la Máscara de la Vida. Como resultado, todo a mi alrededor - muebles, equipos, rayos de luz - cobraron vida. Por su propia seguridad, mis compañeros gobernantes me encerraron. Ahora todo a lo que debo temer es a mis cadenas vivientes... bloques de piedra con vida... y los gritos de la luz mientras la oscuridad la extingue.

Vezon no sabía nada de los dolores que podía sentir una luz viva, pero sí conocía una luz al final del túnel cuando la veía. "Así que estás en prisión, y yo también. ¿Me dejarías libre... si pudiera liberarte?"

La voz en la cabeza de Vezon permaneció en silencio durante largo rato.


Lewa seguía inmóvil. Artakha lo había teletransportado a una caverna, pero no estaba solo allí. No, evidentemente la estaba compartiendo con un ser que llamado Tren Krom... y algo le decía a Lewa que realmente no quería echarle un vistazo a su anfitrión.

Voltea, dijo Tren Krom de nuevo. Su "voz" telepática le recordó a Lewa un nido de gusanos barrenadores.

"Estoy muy-bien aquí, gracias", dijo Lewa. "Artakha dijo --"

Puedo adivinar por qué has venido, Toa, respondió Tren Krom. Yo también escuché la voz de Makuta Teridax procedente de todos los rincones del universo. Pero, ¿qué quieres que haga? Tengo conocimientos que podrían ser utilizados como un arma contra él, pero el conocimiento sin la experiencia de usarlo es menos que inútil. Y fui unido a esta isla por los Grandes Seres, incapaz de aventurarme.

"Y si los Grandes Seres lo hicieron, dudo tener el poder de rápidamente-liberarte," dijo Lewa. "Así que este viaje fue otra pérdida de tiempo."

Quizás... y tal vez, dijo Tren Krom. Puede que haya una forma. Pero implicaría un gran riesgo... y el éxito, para ti, podría ser peor que el fracaso.

"Todos los que me importan está en riesgo," respondió Lewa. "Todo lo que me importa ha sido envenenado por la corrupción de Makuta. Haré lo que sea necesario para detenerlo."

Podrás vivir para lamentar tu elección, dijo Tren Krom. Pero la elección ha sido tomada de igual manera.

Lewa sintió un tentáculo envolverse alrededor de su cuello. Sus brazos se levantaron para arrancarlo, y luego se detuvo a mitad de camino. Al instante siguiente, el mundo empezó a girar y sintió como si sus tripas estuvieran siendo arrancadas una pieza a la vez. Había luz, dolor e impenetrable oscuridad. Y cuando las sombras desaparecieron, Lewa estaba mirando... a sí mismo.

Miró hacia abajo, por sólo un micro-segundo, el tiempo suficiente para ver una enorme masa tentacular injertada en piedra. Instintivamente, supo que era el cuerpo de Tren Krom... y su mente estaba dentro de él.

"Libertad." La palabra provenía de la boca de Lewa, en la voz de Lewa, pero fue pronunciada por Tren Krom. "Después de tanto tiempo, tengo un cuerpo nuevo... un cuerpo fuerte y poderoso que me puede sacar de este miserable lugar... gracias a ti."

Lewa trató de hablar y no pudo. Al principio, entró en pánico. Luego recordó que Tren Krom le había hablado telepáticamente. Se concentró y sus palabras resonaron en el cerebro de "Lewa".

¿Qué has hecho? ¡No rápidamente-accedí a esto!

"Dijiste lo que fuera necesario," respondió Tren Krom. "Esto es lo que era necesario. Pero no temas - voy a honrar nuestro trato. Usare lo que sé para detener a Teridax. Todo lo que pido a cambio es la libertad ¿Es una vida en el exilio aquí tan alto precio a pagar por la seguridad de todo lo que conoces y amas?"

Antes de que Lewa pudiera formular una respuesta, Tren Krom - en el cuerpo del Toa Nuva del Aire - había abandonado la cueva. Lewa intentó perseguirlo, pero la gran mayoría de este cuerpo era parte de la isla misma. No podía moverse.

Y si no encuentro una forma de recuperar mi cuerpo, se dijo a si mismo, voy a estar siempre-atrapado aquí para siempre.

Capítulo 7 Editar

Tren Krom se encontraba en la orilla de lo que había sido "su" isla durante tantos miles de años - su hogar, su prisión, su lugar de tormento. Por casi desde que tiene memoria, que había sido atrapado aquí por el poder de los Grandes Seres. Con todo derecho, debería odiarlos y a su creación, Mata Nui, y querer venganza.

Extrañamente, no los odiaba. Sí, se había enfurecido ante su encarcelamiento y había prometido vengarse más de una vez. Pero a medida que pasaba el tiempo, se hizo más sabio, recordando el viejo dicho de "nadie lucha en una casa en llamas". Derribar la creación de los Grandes Seres no le beneficiaría en lo absoluto. De hecho, significaría su muerte también. Y, a pesar de haber sido rechazado por Mata Nui hace más de 100.000 años, Tren Krom todavía sentía una sensación de responsabilidad por el universo que alguna vez cuidó.

Por eso había engañado a Toa Nuva Lewa para intercambiar cuerpos con él, para poder escapar de la isla por fin. Con lo que no había contado era que no conseguiría el poder de Lewa sobre el aire en el trato. Sin esto, y sin barco ni vehículo aéreo, no tenía forma de salir de la costa. Sin embargo, eso no era motivo de preocupación. Él sabía quién le había enviado a Lewa, y así conocía la respuesta a su poder.

Artakha, escúchame.

Era un mensaje telepático proyectado a una distancia inimaginable. Sin embargo, la respuesta llegó en cuestión de segundos.

Estoy aquí, Tren Krom. Veo que todavía eres... ingenioso.

El cuerpo será de utilidad, admitió Tren Krom, pero sólo si puedo viajar en él a Metru Nui. Tú puedes hacer que eso suceda.

¿Y debería liberarte en el universo, entonces? preguntó Artakha. Los Grandes Seres te ataron por una razón, para que Mata Nui pudiera gobernar sin rivales.

Tren Krom maldijo. Deja de torcer tus manos, antiguo tonto. Si no me necesitabas libre, ¿por qué enviaste al Toa? Sabías lo que haría.

Artakha no envió ningún mensaje en respuesta. En cambio, el mundo alrededor de Tren Krom comenzó a brillar y desvanecerse. Cuando su visión volvió a ser clara, se encontraba de pie en un túnel subterráneo lleno de una colección de equipos rotos y artefactos cubiertos de polvo. Nunca había estado físicamente en este lugar antes, pero sabía lo que era: los Archivos de Metru Nui.

Mis gracias, pensó.

La respuesta de Artakha fue severa. Lleva a cabo la finalidad del trato, Tren Krom. Y ni siquiera pienses en mantener un cuerpo que no es tuyo. Encontraré una forma de destruirlo antes de dejar que lo robes por toda la eternidad.

Tren Krom lo ignoró. Estaba más preocupado por encontrar su camino a donde debía ir antes de que Makuta Teridax actuara para detenerlo. Los Archivos eran un laberinto de túneles y ninguna de las mentes que había leído recientemente conocía el camino. Extendió su alcance, buscando a un sapiente cercano que pudiera saber cómo navegar por el laberinto.

Encontró algo completamente distinto. Su mente se rozó contra otra, una de increíblemente fuerte voluntad y ambición. Antes de que pudiera sondearla más profundamente, oyó figuras acercarse. Preparando el arma de Toa Lewa, Tren Krom se preparó para un ataque.

"¡Lewa mira, es Toa Lewa!"

El grito feliz vino de un aldeano Matoran. Una rápida exploración de su mente reveló que su nombre era Kapura, y su compañero era Hafu. Pero fue la mujer con armadura azul que viajaba con ellos la que más intrigó a Tren Krom.

"¿No es genial, Hafu? Ahora tenemos a dos Toa con nosotros - Lewa y Tuyet."

¿Tuyet? Tren Krom se tomó el tiempo para leer su mente, no siendo demasiado sutil al respecto. Vio su intento pasado ​​por hacerse con el control del universo, y sus planes de intentarlo de nuevo en el futuro. Esta era poderosa y peligrosa... pero podía ser útil, también.

Por su parte, Tuyet solo sonrió. Ella sabía que no era el Toa del Aire quien estaba delante de ella. Ella nunca había conocido a Lewa Nuva, pero ningún Guerrero del Aire portando una Máscara de la Levitación tenía el tipo de poderes mentales que sentía. Entonces, ¿quién era realmente, y por qué se disfrazaba del Toa Nuva?

"Si te opones a Makuta, entonces tu ayuda sería muy... tope-querida", dijo Tren Krom, añadiendo apresuradamente algo de arbolhabla en beneficio de los Matoran.

"Estoy segura", dijo Toa Tuyet. "¿Tienes un plan, entiendo?"

"Si no lo tuviera, estoy seguro que lo tendrías", respondió Tren Krom, mirándola directamente a los ojos. "¿Tal vez podamos... ya-ayudarnos... unos a otros?

"Qué alivio", dijo Kapura, sonriendo. "¿No lo crees, Hafu?"

El Po-Matoran miró desde Toa Tuyet, en quien no confiaba, a Lewa Nuva, que no parecía ser el mismo. "Sí. Maravilloso", murmuró.


El pequeño grupo esperó hasta el anochecer. Luego salieron de los Archivos, rumbo al Coliseo. A lo largo del camino, pasaron a Toa Pouks y a Toa Bomonga que estaban paseando casualmente por la ciudad como si nada estuviera mal.

"¿Quienes son?", preguntó Tuyet. "¿Traidores a la causa Toa?"

"Ellos son los Toa Hagah", explicó Kapura. "Algo les pasó a ellos... nadie sabe qué, pero ellos pasean junto a Rahkshi como si los monstruos no estuvieran allí". Encogió sus hombros.

Intrigado, Tren Krom tocó las mentes de los dos Toa Hagah. Ah, pensó, un simple truco. Teridax hizo que estos Toa vieran una falsa realidad donde todo es paz y serenidad. Para ellos, es una ilusión de hierro de la que nunca podrán liberarse por sí mismos. Pero para mi...

Una fracción del poder mental de Tren Krom desgarró la realidad artificial de Makuta. Pouks y Bomonga sacudieron la cabeza, como despertando de un sueño. Mientras los restauraba al mundo real, Tren Krom envió su poder en cascada a las mentes de los otros Toa Hagah, liberándolos también.

"Tal vez la fortuna sonría en Metru Nui, y estos Toa volverán a sus sentidos pronto", dijo Tren Krom. "El tiempo lo dirá."

"Usualmente lo hace", dijo Tuyet. "¿Qué nos dirá el tiempo sobre nosotros, me pregunto?"

Tren Krom la miró. "Ojalá, nada que ninguno de nosotros lamente con vergüenza".

"Oh, no, por supuesto que no", respondió, con una risa.

"¿A dónde vamos?", preguntó Hafu. "¿Y realmente quiero saberlo?"

Tren Krom señaló el Coliseo. "Allí, tengo un mensaje para Mata Nui, que puede significar la diferencia entre la vida y la muerte para todos."

"¿Mata Nui?", preguntó Hafu, incrédulo. "Pero Mata Nui no está ahí, Makuta Teridax lo exilió del universo, tal vez lo mató, ¿cómo vas a enviar un mensaje a él? ¿y qué podría hacer para ayudarnos ahora, de todos modos?"

Tren Krom miró al Po-Matoran. Una sonrisa extraña llegó a la boca de Lewa Nuva, con las esquinas dobladas en un ángulo extraño. "La respuesta a ambas preguntas es la misma... quedarás sorprendido, Hafu. Muy sorprendido."

Capítulo 8 Editar

Toa Helryx había tomado una decisión.

Sola en su prisión, con sólo los pensamientos de Makuta Teridax y un retrato de Makuta Miserix como compañía, había tenido tiempo de pensar. Teridax se había propuesto decirle lo que planeaba hacer - aprovechar el poder del cuerpo del Gran Espíritu y usarlo para conquistar mundos. Ella no tenía ninguna duda de que podía hacerlo también, a menos que fuera detenido.

¿Pero cómo?

La respuesta obvia era con los Matoran. Había una conexión obvia entre sus labores y la salud del mecánico en el que vivían. En pocas palabras, si dejaban de trabajar, el robot moriría, y Makuta Teridax con él. El problema era que Teridax no toleraría una huelga. Sin duda, él mataría a algunos Matoran, de formas particularmente agonizantes, hasta que los demás se rindan. Valientes como eran, no se podía contar con los Matoran para mantenerse firmes frente al sufrimiento de sus amigos.

Había, por supuesto, otro problema también. La muerte del robot significaría inevitablemente la muerte de todos los que vivían dentro de el - Matoran, Toa, Vortixx, Skakdi, todos. El planeta exterior no tenía masas terrestres conocidas, y por lo tanto no había lugar donde huir. Los habitantes del universo Matoran se asfixiarían o se congelarían en la oscuridad.

Como líder de la Orden de Mata Nui, Helryx a menudo tenía que tomar decisiones que enviaban a sus agentes a su muerte. Era parte del trabajo. ¿Pero podía ella tomar una decisión que enviaría a un universo entero a su tumba?

Sí, como resultó. Ella podía.

Teridax tenía que ser detenido antes de que asesinara o esclavizara a billones de inocentes en el universo más allá. No estaba segura de que pudiera derribarlo, pero tenía que intentarlo. Su prisión estaba cerca de un área sensible, cuya destrucción podría ser lo suficiente para matar al Makuta. Una explosión nova usando su poder de agua podría hacer suficiente daño. Incluso si todo lo que podía hacer era paralizarlo, quizás otros podrían acabar con él.

Ella cerró sus ojos y concentró todo su poder. Si ella llegara tener alguna duda o remordimiento, ella los haría a un lado. Helryx haría lo que siempre había hecho: lo que fuera necesario.

Un increíblemente fuerte ruido rompió su concentración. ¿Teridax ya había descubierto lo que estaba a punto de hacer?

Al momento siguiente, un muro se derrumbó. Caminando de entre los escombros se encontraban dos Matoran, Toa Nuva Lewa, y una figura que Helryx nunca pensó que volvería a ver: Toa Tuyet.

"¡Tú!", murmuró la líder de la Orden. "¿Qué estás haciendo aquí?"

"De nada", respondió Tuyet. "No tenía ni idea de que estabas encerrada aquí, Helryx. Justicia poética, considerando cómo los de tu clase me encerraron durante siglos, ¿verdad?"

Helryx miró a Lewa. Tuyet, libre, era potencialmente una amenaza terrible. Tal vez si ella y el Toa Nuva del Aire actuaban rápidamente, podrían derribar con la Toa rebelde. Pero Lewa no estaba prestando atención a Helryx. En lugar de eso, parecía que se había fijado en el cuadro de Miserix. Makuta Teridax había transformado a su viejo enemigo en una pintura en la pared en un único y desagradable acto de asesinato.

"Lewa, ¿qué estás haciendo?", preguntó ella.

El Toa del Aire la ignoró. En su lugar, murmuró: "Interesante, no está muerto, pero está tan convencido de que lo esta que podría estarlo."

"No te molestes", dijo Tuyet. "No es este Lewa. No estoy segura de quién es, sólo que él sabía cómo llegar aquí, y ahora que estamos aquí, estoy segura de que puedo encontrar alguna manera de usar nuestra llegada a mi ventaja."

Helryx volvió a mirar a Lewa. El Toa del Aire tenía los ojos cerrados y estaba extendiendo la mano derecha. Pero ningún ciclón salió de su palma extendida. De hecho, nada estaba sucediendo en lo absoluto.

Y entonces, de repente, algo sucedió.

El retrato de Miserix se deformó, como si estuviera doblándose sobre sí mismo. Un instante después, el mismo Makuta Miserix se encontraba de pie en la cámara, en plena gloria reptiliana. El Makuta parecía aturdido al principio, luego sus ojos se llenaron de rabia.

"¿Dónde está Teridax?", gritó, tan fuerte que las paredes se estremecieron.

"Bueno", dijo Tuyet. "Eso fue una sorpresa."

"Cállate," ladró Helryx, "todos ustedes". Se volvió hacia los dos Matoran. "Hafu, Kapura... este no es lugar para ustedes, vuelvan a Metru Nui y hablen con la resistencia, díganles que estén preparados para actuar y díganles... que hagan la paz con el Gran Espíritu y cada uno con el otro."

Hafu dio un paso adelante, dispuesto a discutir por quedarse. Pero Kapura puso una mano en su brazo y sacudió la cabeza. No había pelea de la que pudieran ser parte... de alguna manera, él sabía que esta Toa del Agua estaba hablando sobre el final de todo.

Ahora era el turno de Lewa Nuva de hablar. "Un mensaje debe ser enviado. Mata Nui debe estar preparado."

"¿Quién eres tú?", preguntó Helryx.

"Me conocen como Tren Krom", dijo el Toa. "Al igual que Tuyet, recientemente he escapado de mi prisión, ahora tengo una tarea que cumplir."

Avanzó pasada Helryx, caminó hasta el panel de la pared y lo arrancó. Un pequeño banco de maquinaria estaba escondido detrás de él. Cuando empezó a manipular los controles, Helryx, Tuyet y Miserix avanzaron para detenerlo.

"¡Alto!"

Todos en la sala se voltearon para ver quién había hablado. De pie en la pared abierta estaban Brutaka y Axonn. Brutaka estaba levitando y un aura verdosa lo rodeaba. El brazo izquierdo de Axonn colgaba inútil a su lado. Ambos parecían haber pasado por una guerra.

"Tren Krom debe hacer lo que se propuso hacer", dijo Brutaka. "Los tres deben ser uno, este universo debe vivir para que un mundo pueda estar completo una vez más."

"¡Este universo debe morir, y Teridax con él!", respondió Helryx. Axonn, Brutaka, les ordeno que sometan a estos tres.

Brutaka sonrió. "No recibimos órdenes de ti, Toa Helryx, recibimos nuestras órdenes del destino."

"Sólo para que lo sepas", añadió Axonn, "Brutaka es su propio 'nosotros' en estos días. Larga Historia"

Tuyet había dejado de prestar atención. Estaba espiando a Tren Krom. Cualquiera que fuera el mensaje que enviaba, la mayor parte no era audible, pero de vez en cuando murmuraba algo que podía captar. Hasta el momento, había oído las palabras "Ignika" y "armadura dorada". Ambas eran intrigantes, por decir lo menos.

"Basta de hablar", gruñó Miserix. "Teridax está habitando esta cáscara de metal, y eso significa que se destruirá, junto con cualquier ser que se interponga en el camino."

"No empieces algo que no puedas terminar", advirtió Tuyet. "Puede que tenga un uso para este universo."

"Brutaka, tal vez Helryx tiene razón", dijo Axonn. "Tal vez esta sea la única forma segura de detener a Teridax. Tal vez sea lo que Mata Nui querría que hiciéramos."

Ante los ojos sorprendidos de Kapura y Hafu, las líneas de batalla quedaron definidas. De un lado estaban Helryx, Miserix y Axonn - y en el otro, Tuyet, Lewa Nuva y Brutaka.

"Si debe ser, lo será", dijo Brutaka. "Para salvar este universo, entonces... Axonn, Helryx y Miserix deben morir."

Capítulo 9 Editar

Mazeka se encontraba de pie sobre un acantilado. Abajo, podía ver los restos de un pueblo muerto. Reconoció lo que una vez había sido el hogar de un pequeño grupo de Ba-Matoran, aquellos cuyo elemento era la gravedad. Parecía que había sido invadido hace algún tiempo, pero no había señales de ningún cadáver Matoran. Tal vez los aldeanos escaparon a las colinas, pensó, o tal vez fueron simplemente capturados.

"Tu universo es muy... turbulento", dijo Makuta Teridax. El guerrero de armadura blanca se encontraba junto a Mazeka. Procedía de un universo alterno en el que los Makuta nunca se habían rebelado, sino que habían permanecido leales a los Grandes Seres y ayudado a salvar un mundo. Había venido a este universo con Mazeka para tratar de liberarlo del control de su contraparte malvada.

"Eso es una palabra para eso", respondió Mazeka. "Es difícil recordar un momento de mi vida en el que no estuviera peleando. He tenido suerte. Sigo vivo. No estoy seguro de que se pueda decir lo mismo de los Matoran que vivían allí."

"Si murieron, tal vez fue misericordia", dijo Teridax. "Tal vez ellos estén mejor sin ver a lo que su universo ha llegado."

"Ahora suenas como nuestro Teridax", dijo Mazeka. "Supongo que ustedes dos no son tan diferentes como me gustaría pensar."

Teridax sacudió la cabeza. "Un giro a la izquierda en lugar de la derecha, recibir una herida o evitarla, levantarse una hora más temprano o más tarde... esas son las pequeñas cosas en las que la vida gira en torno, Mazeka. Tu Teridax dio un paso en un camino que las circunstancias me han permitido evitar. Si las circunstancias hubieran sido diferentes, ¿qué hubiera pasado?"

"Significa que si tomaras el control de este universo en lugar de él..."

"Podría ser igual de perverso", respondió Teridax. "Siempre es una posibilidad."

A su alrededor, los vientos aumentaron. En un instante, pasaron de una suave brisa a un voraz vórtice, tan poderoso que tiro a Mazeka y lo hizo caer hacia el borde del acantilado. Teridax luchó para mantenerse concentrado, ignorando la tormenta mientras usaba su poder para evitar que Mazeka cayera. Pero el suelo estalló bajo sus pies, destrozando su concentración. Mazeka cayó por la pendiente, seguido rápidamente por Teridax.

Aterrizaron entre unas ruinas. El impacto de Mazeka destrozó el antiguo cadáver de un Visorak en fino polvo negro. Teridax cayó fuerte, pero rodó con la caída y se puso de pie nuevamente en un instante. Ahora que miraba a su alrededor, pudo ver otros cuerpos de arañas Visorak esparcidos aquí y allá. Los aldeanos que habían vivido aquí habían caído luchando.

Entonces una voz vino de las bocas muertas de los Visorak alrededor. Teridax la reconoció como su propia voz, pero con un toque de locura y maldad. "Veo que has traído compañía, Mazeka... y que compañía."

"Es Makuta", dijo Mazeka. "Nos ha encontrado."

"Sí, nunca note su llegada, debo admitir", dijo Makuta a través de las arañas muertas. "Pero, ¿realmente crees que una pálida y débil versión de mí mismo me puede detener ahora?"

"¿Débil?", dijo el Teridax de armadura blanca. "Mas fuerte, diría yo, porque resistí las tentaciones que tú no pudiste."

"En efecto. Entonces veamos caunto eres capaz de resistir."

El aire chisporroteó con ozono, y luego ante los ojos de Mazeka y Teridax, aparecieron tres figuras. Cada una se parecía a Takanuva, el legendario Toa de la Luz, pero sus armaduras eran negras y energía de sombras se movía alrededor de sus manos.

"He sido un mal anfitrión, hermano", dijo la voz de Makuta. "Permite que mis nuevos amigos te den una bienvenida apropiada a mi universo."


Helryx evitó el ataque cortante de Tuyet y aterrizó una patada en su sección media. La corrupta Toa del Agua se tambaleó hacia atrás, sólo apenas evitando ser golpeada accidentalmente por Brutaka. La batalla había comenzado sólo unos momentos atrás, pero ya la cámara en la que luchaban era un caos.

El asunto por el cual luchaban era serio y mortal. Helryx, Makuta Miserix y Axonn habían decidido que el control de Teridax del universo tenía que acabarse, incluso si eso significara destruir el universo mismo. Tuyet, Brutaka y un poseído Lewa Nuva creían que todavía existía la esperanza de expulsar a Makuta sin matar a millones de Matoran en el proceso.

Miserix pensó que tendría el oponente más fácil. Podía sentir que Lewa Nuva no era él mismo, pero estaba bajo el control de otro. Quienquiera que fuera, no tenía acceso al poder del aire del Toa. Eso haría fácil su derrota.

Por desgracia, el cuerpo de Lewa era ahora el hogar de Tren Krom, una entidad antigua con enormes poderes mentales. El primer golpe sólido de Miserix tiro a Lewa al suelo. El "Toa" caído respondió con una explosión de choque mental que estuvo cerca de convertir el cerebro de Miserix en cenizas. Sin embargo, Miserix había pasado por muchas cosas en los últimos milenios - encarcelamiento, tortura, humillación - y ningún poder mental iba a ser suficiente para detenerlo. Atrapó a Lewa en su garra y golpeó a su enemigo contra la pared, una, dos, tres veces.

El corazón de Axonn no estaba en esta pelea. Sólo recientemente había redescubierto a Brutaka y había recuperado su vieja amistad. No podía creer que ya estuvieran apuntando a la garganta del otro nuevo. Y no estaba seguro de que Brutaka estuviera equivocado - tal vez los planes de Helryx eran demasiado extremos. Tal vez su deber consistía en proteger a los Matoran hasta el último momento.

Para este momento, sin embargo, tuvo que concentrarse en protegerse a sí mismo. Un buen golpe de Brutaka le arrancaría la cabeza.

Helryx no había dudado en su determinación, pero también sabía que esta batalla seguramente atraería la atención de Makuta Teridax. Su oportunidad de actuar podría desaparecer en cualquier momento. Tenía que hacer la explosión nova ahora, antes de que alguien pudiera detenerla.

Tuyet podía adivinar lo que estaba a punto de suceder. Ella golpeó con un codo a Axonn mientras Brutaka lo golpeaba. Aprovechando el momento, le arrebató su hacha al guerrero. Con un grito, saltó al aire y aplastó a Miserix con el hacha. Con un rugido de dolor, el reptil Makuta cayó hacia atrás, hacia Helryx.

La demente Toa tocó el suelo y se volteo para ver el final de su obra. Pero para su sorpresa, justo cuando Miserix estaba a punto de aplastar a Helryx, la antigua guerrera desapareció. El Makuta aterrizó en una pila, pero apenas fue frenado por su herida y ya estaba buscando a su atacante.

Tuyet nunca tuvo la oportunidad de defenderse. Helryx estaba de repente detrás de ella, atrapando a Tuyet con una llave de agarre. "Hora de decir adiós", dijo Helryx. "Todos caeremos juntos, y el universo será mejor por ello."

El mundo comenzó a desdibujarse frente a los ojos de Tuyet. Al principio, pensó que Helryx debía estar asfixiándola hasta la muerte. Pero entonces se dio cuenta de que todos estaba mirando hacia la entrada de la cámara, donde el espacio en sí parecía estar deformándose. En el instante siguiente, una figura enorme salió de la distorsión y se puso delante de ellos.

"Ustedes… imbéciles," dijo la figura, con una voz antigua y joven a la vez. "Ignorantes monos de piedra… ¿Así es como intentan salvar la existencia?."

Nadie en la sala había visto nunca antes al recién llegado. Pero habían algunos que conocían su voz, y todos sintieron un escalofrío de miedo ante el sonido de la misma. Sólo Helryx tuvo la presencia mental para dar a su visitante un nombre, e incluso lo dijo en un susurro.

"Artakha".

Capítulo 10 Editar

A la vista de Artakha, la cámara quedó en silencio.

Estaba de pie con al menos 10 pies de altura. Su armadura era de color gris-verde y cubierta de runas talladas en el principio de los tiempos. Su máscara era la más ornamentada que cualquiera hubiera visto - más que una Kanohi, era una verdadera obra de arte. La protodermis metálica de la que fue forjada estaba adornada en intrincados patrones y diseños, cada uno reflejando una de las muchas culturas que habían florecido en el universo. Las hendiduras oculares eran angulares y puntiagudas, dándole un aire de sabiduría y una vaga sensación amenazante.

Artakha estaba en la puerta destrozada, frente a algunos de los seres más poderosos existentes. Su postura dejó en claro que era su igual, si no su superior.

Sus fríos ojos recayeron primero en Lewa. "Tu tarea está hecha", dijo. "Regresa de donde viniste."

Lewa Nuva miró a Artakha por un momento, luego volteó sin decir nada y empezó a salir, sólo para ser bloqueado por el recién llegado.

"Sin el cuerpo", dijo Artakha.

Lewa Nuva se encogió de hombros. "¿El pago por los servicios prestados?"

"La mente de Lewa Nuva está atrapada dentro de tu viejo cuerpo, Tren Krom, como bien sabes," contestó Artakha. "Se merece algo mejor que sufrir un destino destinado para ti."

La boca de Lewa sonrió, aunque era la mente de Tren Krom lo que la hizo hacerlo. "Las palabras vienen fácilmente de tí, Artakha. Tú elegiste vivir como un exiliado. Yo no."

"Ninguno de nosotros elige su destino," contestó Artakha. "Y ninguno de nosotros puede desafiarlo. Vete, Tren Krom. Ten fe en que Mata Nui te recompensará cuando todo esté dicho y hecho."

Lewa Nuva asintió. "Fe, sí... una gota de agua en lugar de un océano."

Artakha extendió la mano y colocó la palma de su mano derecha en la frente de Lewa. "Es más que tiempo."

El cuerpo del Toa se espasmo, y luego cayó al suelo. Al cabo de un momento, los ojos de Lewa se abrieron y miraron a su alrededor, aturdido. "¿Dónde...? Yo estaba... en una cueva... en un siempre-feo cuerpo... y..."

Artakha lo ignoró. Helryx había avanzado hacia él, mirando fijamente a la cara enmascarada y sin hacer ningún esfuerzo en contener su furia. "Esto no es asunto tuyo, Artakha. Deben tomarse acciones para contener la amenaza de Makuta, aquí y ahora."

"La creación es mi esencia," contestó Artakha. "Y tu destruirías todo lo que existe. No puedo permitir eso."

"Tú no puedes detenerlo --"

"Pero yo si puedo."

La voz resonó por toda la cámara. Pertenecía a Makuta Teridax.

"¿Oh, quién lo invitó?", murmuró Lewa.

"¿Me invitó?", preguntó Teridax. "Por lo que recuerdo, ustedes son todos huéspedes en mi hogar. Y han sido muy groseros y destructivos. Me temo que voy a tener que pedirles que se vayan."

"¿Y si nos negamos?", gritó Axonn. "¿Qué vas a hacer entonces, monstruo sin forma?"

Teridax dio una baja risa burlona. Luego dijo en voz baja, "Bueno, entonces... tendré que insistir."

En un instante, Axonn, Brutaka, Helryx, Artakha, Miserix, Tuyet y dos Matoran estaban dentro de una cámara semiderruida muy por debajo de Metru Nui. Al instante siguiente, flotaban en el sin aire, vacío y helado espacio exterior, viendo como el robot que Makuta comandaba se dirigía lejos de ellos hacia un mundo distante.


"Te dije que esto era una mala idea," dijo Toa Kongu.

"Silencio," siseó Toa Hahli.

"¿Esta la Orden segura de su información?", preguntó Nuparu.

"Tan segura como puedan estarlo, con las cosas como están", respondió Hewkii.

"Entonces es mejor que nos pongamos a trabajar", dijo Jaller.

Los cinco Toa Mahri sobrevivientes se encontraban en cunclillas en la costa occidental de la isla de Zakaz, el hogar de la asesina raza Skakdi. Por lo general, no era el tipo de lugar que cualquier persona cuerda querría visitar, destruido como estaba por una guerra civil con milenios de antigüedad. Cuando eran Toa Inika, Jaller y su equipo habían luchado contra seis Skakdi, los Piraka, y apenas escaparon con vida.

Su misión aquí era tan simple como peligrosa. La Orden había descubierto que Nektann, un poderoso señor de la guerra Skakdi, se había aliado con Makuta Teridax y liderado a su ejército en un viaje hacia el sur. Ahora era vital que averiguaran si alguno de los otros señores de la guerra iba a seguir su ejemplo.

Además de eso, había un misterio que había que resolver. Siguiendo la destrucción generalizada en Daxia, las serpientes de mar que alguna vez fueron los malvados Piraka habían desaparecido. Se creía que sólo estaban enterrados en los escombros, pero los rumores indicaban que habían sido rescatados y traídos a Zakaz. Con qué propósito, nadie podía saberlo.

Para llevar a cabo cualquiera de éstos objetivos, tenían que pasar a los guardias Skakdi en la orilla. Ese era el trabajo de Kongu. Haciendo uso de su control del aire, robó a los guardias cualquier cosa que respirar hasta que perdieron el conocimiento. Una vez que fueron derribados, los Toa Mahri avanzaron.

Su próximo obstáculo era un pequeño campamento de guerreros, rodeado por un muro de piedra gruesa. "¿Quieres que derribe el muro?", preguntó Toa Hewkii.

"Justo como lo planeamos", asintió Jaller.

Hewkii concentró y extendió su poder sobre la piedra en la pared. Al momento siguiente, las rocas comenzaron a explotar. Los Skakdi alarmados, pensando que estaban siendo atacados por otra tribu, se apresuraron a sus defensas... pero no pudieron localizar al enemigo. Después de unos minutos de "bombardeo", escalaron los escombros y huyeron en la noche.

Jaller volteó hacia la Toa del Agua. "¿Hahli?"

"Es por este camino", respondió ella, tomando la delantera. Los Toa se movieron rápidamente a través de los desniveles del terreno hasta llegar a la boca de la cueva. A estas alturas, todos ellos podían escuchar el correr del agua. Hahli les condujo al interior, donde vieron un río subterráneo.

"Perfecto", dijo Nuparu.

"La orden dice que nos llevará directo a una de las ruinas más grandes," dijo Hahli. "Todo lo que tenemos que hacer es nadar."

"¿De nuevo?", preguntó Hewkii, en protesta.

La Máscara de la Vida había transformado a los Toa Inika en Toa Mahri respiradores de agua no hace mucho tiempo. Luego los había cambiado de nuevo, haciéndolos verdaderos anfibios. Uno por uno, se sumergieron en el río y comenzaron a nadar en la fría y oscura agua.

Después de una hora o algo, tiempo durante el cual Nuparu descubrió que habían unos pocos peces muy desagradables bajo Zakaz, emergieron en otra caverna. Pasada la boca de la cueva había una amplia zona de ruinas, en la que estaban reunidos alrededor de unos 500 Skakdi. Uno, obviamente un señor de la guerra, se dirigía a la multitud.

"La Hermandad de Makuta ya no existe", gritó. "Los Cazadores Oscuros son una ruina maltratada. Los Toa se encuentran dispersos y ocultándose como ratas de piedra. ¿Quién queda para ser temidos?"

"¡Los Skakdi!", gritó la multitud en respuesta.

"No me gusta el sonido de esto," dijo Hewkii.

"Creo que está a punto de gustarte menos", dijo Nuparu. Él se puso en cunclillas, con una mano en el suelo. "Algo se mueve bajo tierra, tal vez 20 bio desde donde estamos. Algo grande."

"Durante mucho tiempo, hemos estado encerrados en esta isla, por la voluntad de la Hermandad," continuó el señor de la guerra. "Y ahora uno de ellos controla nuestro universo, y cree que nos controla también. ¡Pero le mostraremos que está equivocado!"

"Bien, bueno, no suena como que él y Makuta vayan a jugar kolhii juntos pronto," dijo Jaller.

"Y creo que esta recién calentando," dijo Hahli.

"Que nuestra salvación se eleve ahora," gritó el señor de la guerra.

"Aquí viene", dijo Nuparu.

Ahora todos podían sentir el ruido subterráneo, y pronto, vieron lo que lo estaba causando. Un enorme tanque se elevaba en el centro de las ruinas. Un vistazo y los Mahri sabían muy bien lo que había dentro de el

"Eso es protodermis energizada," susurró Jaller. "¿Cómo ellos --?"

"Las preguntas para más tarde," dijo Kongu. "Mira quien acaba de unirse a la fiesta."

Los Skakdi transportaban prisioneros hacia el tanque. Uno era un Zyglak, la raza salvaje de marginados conocidos por ser prácticamente invulnerables a los poderes elementales de los Toa; luego llegó un Vortixx, la astuta raza astuta que había generado a la malvada Roodaka; y después de eso, uno de la raza brutal que servía como peones de Stelt.

"Esto no tiene sentido," dijo Hahli. "Incluso si los tiran en el líquido, los tres sólo podrían ser destruidos por ella... probablemente lo serán. Entonces, ¿cuál es el punto?"

"Ninguno", dijo Nuparu. "A menos que... a menos que, de alguna forma supieran que esos tres están destinados a transformarse."

"Pero, el único que podría saber eso sería --"

"Teridax," terminó Jaller. "Probablemente ellos ni siquiera saben quién puso esa idea en sus cabezas. Es otro de sus juegos dementes."

"Acaba de ponerse más demente," dijo Hewkii. "¿O no son esos los Piraka lo que veo?"

El Toa de la Piedra estaba en lo correcto. Cinco Skakdi llevaban cinco serpientes marinas, cada una de las serpientes jadeando para respirar. A la señal del señor de la guerra, los tres prisioneros y las cinco serpientes fueron arrojados al tanque de protodermis energizada. Tan concentrados estaban los Skakdi que no pudieron notar una extraña y verdosa nube que emergió del lago cercano, flotando en el aire por un momento, y luego sumergiéndose en el tanque de protodermis energizada.

El líquido empezó a espumar y a burbujear. Los Toa Mahri podían ver una silueta tomando forma en el líquido plateado, algo monstruoso y horrible.

"Te diré qué", dijo Kongu, "llámenme cuando termine. No creo que quiera mirar."

"No creo que a la Orden le vaya a gustar esto", dijo Nuparu.

"No creo que a nadie", dijo Jaller.

Y entonces, ante sus ojos, una nueva y terrible forma de vida empezó a salir desde el tanque...

Capítulo 11 Editar

¿Cuánto dura una fracción de un instante?

El tiempo suficiente para que Lewa Nuva pudiera ver a los demás en la cámara - Artakha, Helryx, Miserix, Tuyet, Axonn, Brutaka, Hafu y Kapura - empezando a brillar y a desvanecerse... y el tiempo suficiente para darse cuenta de que no estaba siendo teletransportado como ellos. Teridax estaba dejando al Toa del Aire atrás, sin duda por alguna siniestra razón.

Lewa no lo dejaría. Antes de que esa fracción de un instante pasara, se había agarrado a Brutaka. Era un riesgo - uno grande - intentar unirse a una teletransportación en progreso. Pero Lewa estaba determinado a que, dondequiera que fueran los otros, el iría.

En la siguiente fracción de segundo, se encontró flotando en el vacío del espacio al lado de los otros. De todos ellos, sólo Miserix no sucumbía a la asfixia, ya que la antidermis no necesitaba respirar. Pero el frío del espacio exterior lo reclamaría eventualmente. Makuta Teridax había arrojado a algunos de los seres más poderosos de su universo como basura, y parecía que no sobrevivirían a la experiencia.

Lewa convocó su poder elemental, un esfuerzo en este ambiente, y creó una delgada burbuja de aire unida alrededor de las cabezas de todos los náufragos excepto Miserix. "¡Tómense de las manos!", gritó el Toa del Aire, viendo que los miembros del grupo ya empezaban a alejarse uno del otro.

Helryx se volteó para ver al robot Mata Nui alejándose de ellos hacia un planeta en la distancia. El mundo del océano interminable estaba muy por debajo de ellos. "Artakha, ¿puedes teletransportarnos dentro?", preguntó ella.

Artakha cerró sus ojos por un momento, luego los abrió de nuevo, sacudiendo la cabeza. "Teridax está bloqueando nuestro regreso, puedo intentar llegar a su destino evidente, pero no puedo garantizar que alguno de nosotros sobrevivirá al viaje."

"Lo más probable es que todos terminemos materializados dentro de árboles y rocas", murmuró Tuyet. "Estaremos igual de muertos."

"Esta no es forma de morir para un guerrero", gruñó Axonn.

"Teridax debe ser detenido", dijo Brutaka. "Debemos hacer lo que podamos, sin importar el peligro."

Artakha asintió con la cabeza. Pero antes de que pudiera usar su gran poder, un agujero apareció en el espacio ante él. Una mano blindada salió y agarró su brazo, tirando de él, y a los otros junto con él, hacia el interior del portal.

Los nueve se encontraron tendidos en un suelo de piedra húmeda. Kapura fue el primero en darse cuenta de que la piedra se movía, sin mencionar que respiraba. Gritó y se puso de pie, apoyándose contra una pared. Los ladrillos de la pared se abrieron para abrazarlo, sujetándolo con rapidez.

Una figura blindada, su rostro con una horrible sonrisa, entró en la luz emitida por una ventana de la habitación. "Como que asusta hasta que te acostumbras a él, ¿no?"

Miserix entrecerró los ojos. "Te conozco. Tu estabas entre mis rescatadores en Artidax. Tú eras el que nunca se callaba. ¿A dónde nos has traído?"

Helryx se puso de pie lo mejor que pudo en el piso movedizo, con su arma lista. "Vezon", dijo ella. "Explícate."

"¿Ni siquiera un gracias?", dijo el loco Skakdi. "Verán solo los salve de la oscuridad del espacio exterior otra vez, aunque sólo lo hiciera porque él me lo dijo."

"¿'Él'?" dijo Axonn. "¿Quién?"

"Oh, ¿no te lo presenté? ¡Qué grosero de mí parte!", dijo Vezon. "Allá, en las sombras."

Los ocupantes de la cámara se voltearon para ver en la dirección en la que Vezon señalaba. Apenas podían distinguir una figura sentada en el suelo, con cadenas pegadas a sus brazos y piernas. Las cadenas se retorcían como serpientes.

"Sean cuidadosos", dijo Vezon en un susurro. "Está muy loco, ¿saben?"

"Matoran", dijo una voz desde la oscuridad, "increíble... y el resto de ustedes... qué orgulloso estoy. Si pudiera, los abrazaría a todos."

Helryx dio dos pasos adelante, diciendo: "¿Es esto otro de tus trucos, Vezon? ¿Quién es?"

Vezon extendió una mano para detenerla. "Yo no haría eso si fuera tú."

"No eres yo", replicó Helryx, empujándolo a un lado.

Había avanzado hasta el borde de la sombra cuando su armadura comenzó a estrangularla. La Toa del Agua cayó hacia atrás, jadeando por aire.

"Habría sido mejor que yo fuera tú", dijo Vezon. "Menos doloroso."

Axonn golpeó a Vezon contra una pared, presionando su brazo contra la garganta del lunático. "Respuestas, Vezon, ahora."

"Si quieres respuestas", dijo ahogado Vezon, "tienes que preguntarle a él, él es el Gran Ser, después de todo, no yo."

De la oscuridad brotó una risa seca. "Un Gran Ser, sí... así es como me llamaban... y a mis hermanos y hermanas. Angonce dijo una vez que ese nombre era lo peor que nos había pasado, porque empezamos a creer que era preciso. Tal vez tenía razón... tal vez es por eso que estoy preso aquí. Pero ahora ustedes están aquí para liberarme."

Lewa Nuva miró por la ventana de la celda. quedo atónito ante la vista de un bosque que se extendía hasta donde alcanzaba la vista, mucho más grande que la jungla que llamó hogar en la isla de Mata Nui. "¿Donde es aquí?", preguntó.

"Es cierto, no lo conocen", dijo el Gran Ser. "Bienvenidos, amigos míos, a Bota Magna."


Pridak se levantó del suelo, hirviendo de rabia.

Su trato con El Sombrío había fallado. Él, Kalmah y Mantax habían reconstruido sus legiones, mientras Ehlek había regresado al mar para reunir sus propias tropas. De Carapar, no había habido ninguna señal por algún tiempo. Estaban listos para atacar tan pronto como El Sombrío liberara los virus en Makuta Teridax. El universo sería suyo para gobernarlo una vez más.

Entonces... nada. El tiempo designado había ido y venido, con sólo un violento temblor de tierra para marcarlo. Al principio, Pridak pensó que el terremoto era una señal de que El Sombrío había tenido éxito. Pero rápidamente se hizo evidente que nada había cambiado. Teridax estaba todavía en control.

Ahora Pridak tenía una opción. Marchar a Metru Nui, y arriesgarse a la destrucción a manos de Makuta, o no hacer nada y arriesgarse a la rebelión de sus legiones. Había sido un tonto para confiar en alguien más, decidió. El Sombrío había, usando un viejo dicho de su pueblo, "muerto o huido."

Pridak miró a su alrededor. Su legión estaba armada y lista. Era un guerrero, un conquistador. No había otra opción.

"¡Marchamos!", gritó, a los aplausos de sus tropas.


En una cámara de la isla de Xia, el suelo de piedra estaba lleno de restos de preciados viales. De su contenido - y de El Sombrío - no había rastro. Nadie lo buscaría mucho. Estaban demasiado ocupados tratando de determinar por qué cada Vortixx en un radio de kio había encontrado una muerte horrible... y que en su isla podría haber pulverizado a seres vivos en fragmentos, sin dejar ningún signo de su presencia.


Los Toa Mahri vieron atónitos la nueva forma de vida surgida del tanque de protodermis energizada. Una mezcla de un Zyglak, un Vortixx, un obrero Steltiano y los cinco Piraka sobrevivientes, había sido creado por los barbáricos Skakdi en un elaborado ritual. Y ahora era libre.

Fue terrible.

Fue hermoso.

Con una altura de 12 pies de altura, con reluciente piel dorada, poderosos músculos y penetrantes ojos verdes, miró a los Skakdi reunidos con la benevolente mirada de un creador. Sólo el vagamente reptiliano relieve de su rostro le quitaba su sorprendente apariencia.

"Vivimos", dijo. "Y tenemos hambre."

"No me gusta como suena eso", dijo Jaller.

"No me ha gustado el sonido nada en al menos un año", respondió Kongu.

"¿Crees que... van a ser comida?", preguntó Hahli.

"Ojalá fuera así de simple", dijo Hewkii. "Pero de alguna manera, creo que será peor."

"Ustedes me van a alimentar", dijo la nueva creación. "Y a cambio, les concederé un regalo maravilloso."

Los Skakdi se acercaron un poco. No eran gente cautelosa por regla general, y el concepto de alguien queriendo darles algo - a diferencia de que simplemente lo tomaran - era nuevo y atractivo. A medida que se acercaban, su creación cerraba sus ojos, una expresión de éxtasis en su rostro.

"¿Está... alimentándose?", preguntó Nuparu. "¿De qué?"

"No lo sé, pero asegúremonos de que no seamos los próximos, dijo Jaller. "Los Skakdi están distraídos, y eso también... sea lo que sea. Prepárense."

"Sí", dijo el ser de piel dorada. "Tanto para saborear, y tanto para dar a cambio."

"Esto es", dijo Jaller. "Lo que sea que vaya a hacer, va a hacerlo ahora. Así que vamos... vamos a..."

Jaller hizo una pausa, confundido. Había algo que los Toa Mahri necesitaban hacer, urgentemente. ¿Qué era? Sabía que era importante.

De repente, se hizo muy claro. ¿Por qué no lo había visto antes? Era tan obvio, después de todo. "Los Skakdi son la raza superior", dijo a sus compañeros. "Más fuertes, más inteligentes... no deberíamos oponernos, deberíamos seguirlos."

"¿Crees... crees que nos permitirán servirles?", preguntó Hahli.

"Incluso si no lo hacen... incluso si nos matan", dijo Hewkii, "¿qué mejor manera de morir?"

Tirando sus armas, los cinco Toa Mahri se levantaron y caminaron hacia adelante, listos y ansiosos por obedecer las ordenes de sus nuevos amos.

Capítulo 12 Editar

Teridax estudió a las tres Takanuva de sombras que bloqueaban su camino. Habían sido enviados por el Makuta Teridax de este universo - el que controlaba el robot gigante dentro del cual millones vivían - para matarlo a él ya su compañero Mazeka. Era un buen plan. Después de todo, un Takanuva sería un desafío - tres corruptos eran mortales.

Teridax tenía múltiples poderes propios para elegir. En su tiempo y en su universo, había sido un gran guerrero. Sin duda Makuta esperaba que él pusiera sus poderes contra los de los Takanuva en una apocalíptica batalla final y, superado en número, moriría horriblemente después de unos minutos. Mazeka probablemente no duraría tanto, aunque el Matoran se aseguraría de que sus asesinos recordaran la pelea.

Ah, Makuta, pensó Teridax. Somos el mismo ser en diferentes universos, pero no soy tú. Eres un conspirador... un intrigante... no queriendo que tus garras se ensucien, si puedes evitarlo. Tu podrías pensar en todo tipo de formas de luchar contra Takanuva desde lejos... todas las cuales fallarían.

Teridax bajó su martillo de guerraNunca pensarías en hacer esto.

El avanzó. Antes de que el sorprendido Toa de sombras pudiera reaccionar, Teridax había girado su martillo, golpeando a un Toa en la cara y rompiendo su máscara en pedazos. Girando, aterrizó otro golpe de su martillo en la armadura del pecho de un segundo Toa, agrietándola en el centro. Mazeka se movió entonces, atrapando al tercer Takanuva con una patada de tijera y enviándolo al suelo. Teridax se aseguró de que nunca se levantaría.

El ahora sin máscara Toa se tambaleó hacia adelante, disparando energía de sombras de sus manos al azar. Una explosión golpeó a Teridax en el hombro, dañando gravemente su armadura. El guerrero de otra dimensión no tenía el lujo de sentir dolor en ese momento, o preocuparse por la antidermis escapando a través de la brecha. Aterrizó una patada lateral en el centro del Toa, mientras balanceaba su martillo de nuevo para detener la carga del otro Takanuva. El último, todavía en la lucha a pesar de tener su armadura muy dañada, creó una niebla de oscuridad que ocultaba sus movimientos.

"Permiteme," susurró Mazeka.

El Matoran permaneció completamente quieto, extendiéndose con todos sus sentidos. Sabía que en cualquier momento, el Takanuva de sombras podía atacar y matarlos a los dos. Pero no podía detenerse por ese miedo, no si esperaba sobrevivir a esta batalla.

¡Ahí! El más leve rasguño de la bota sobre la roca, a unos tres pies detrás de él y a la izquierda. Mazeka saltó, giró en el aire, y lo azotó con una patada. Su pie se conectó con la máscara del Toa, golpeándola, pero sin quitársela. Mientras su ímpetu lo llevaba hacia adelante, Mazeka aterrizó un segundo golpe en el cuello del Toa de sombras. Enfurecido, el Toa lanzo zarcillos de oscuridad que comenzaron a estrangular al Matoran.

"Tu amigo está condenado", dijo el malvado Takanuva, sonriendo. "Tú también lo vas a estar en unos pocos --"

Hubo un repugnante crujido. El rostro del Toa de sombras quedó en blanco. Se tambaleó un paso adelante y luego se derrumbó, revelando en el proceso cuánto daño un martillo de guerra en manos de un experto podía hacer. Los zarcillos se dispersaron y Mazeka se puso de pie.

"¿Dónde está el tercero?", preguntó el Matoran, mientras la oscuridad se dispersaba a su alrededor.

"Allí", dijo Teridax, señalando hacia el norte. "Y allí", añadió, señalando hacia el oeste. "Oh, y hay un poco por allá", dijo, mirando casualmente hacia el este. "Su máscara estaba destrozada, pensé que le gustaría unirse a ella."

Mazeka se rió entre dientes. "Sabes, los Toa no aprobarían esto... ellos no matan."

Teridax encogió sus hombros. "Muy noble... pero considerando el estado de este universo, tal vez deberían haber doblado las reglas un poco."

"Intenta decirles --" comenzó Mazeka.

Teridax levantó una mano para detenerlo. "Espera, algo... algo está mal. ¡Rápido, agarra mi mano!"

Mazeka hizo lo que le dijo, mientras Teridax comenzó a teletransportarse. El mundo se difuminó y desapareció a su alrededor. Cuando reapareció, estaban de pie en la colina sobre el pueblo abandonado. Un temblor violento sacudía el suelo y Mazeka apenas podía mantenerse de pie.

"Como esperaba", dijo Teridax con cansancio. "Hemos escapado de lo peor."

"¿Lo peor de qué?", preguntó Mazeka. "¿Qué acaba de suceder?"

"Tu Makuta... ha caído", dijo Teridax. "Tenemos que seguir moviéndonos, pero primero... primero, es mejor que encontremos una forma de parchar mi herida, prefiero salir caminando de este universo, no flotando."


Taipu estaba acostumbrado a la oscuridad. Después de todo, era un Onu-Matoran, que había pasado la mayor parte de su vida en los Archivos de Metru Nui o en las profundidades de las minas. Por supuesto, una cosa era elegir vivir en la oscuridad, y otra era que toda la luz se extinguiera repentinamente a tu alrededor.

Hizo un recuento de la situación. Estaba acostado boca abajo en el piso de un nivel superior de los Archivos. El aire estaba lleno de polvo. Las piedra de luz estaban todas destrozadas. Algo extremadamente pesado estaba encima de él, haciendo imposible levantarse y bastante difícil el respirar. Todo esto fue el resultado de un tremendo terremoto que acababa de impactar Metru Nui, seguido poco después por una réplica no tan devastadora.

Taipu trató de gritar pidiendo ayuda, pero sólo pudo sacar un ronco susurro. Esta no era una muy buena forma de morir, decidió. Pero parecía ser con la que se había quedado.

Entonces oyó algo. Alguien estaba cavando cerca. ¿Tal vez lo encontrarían? Trató de gritar de nuevo, pero terminó asfixiado por el polvo.

Había más sonidos. Podía oír voces ahora, familiares. Alguien gritando para que otros siguieran cavando. El terrible peso de su espalda desapareció repentinamente. Taipu sintió dos manos fuertes agarrándole las muñecas y sacándolo de debajo de los escombros.

Miró hacia arriba para ver que Tamaru y Macku eran sus rescatistas. No muy lejos, Kopeke estaba ayudando a otros Onu-Matoran que habían quedado atrapados por el terremoto. Macku apoyó a Taipu contra una pared y sacudió el polvo de su armadura. "¿Estás bien?", preguntó ella.

Taipu asintió con la cabeza. "¿Qué pasó?"

Macku apunto hacia arriba. Taipu miró y vio un agujero enorme, y más allá de ese cielo azul como el que recordaba de la isla de Mata Nui. Sólo hacía poco que Taipu y los otros Matoran habían aprendido que su "universo" era el interior de un robot gigante. Ahora, evidentemente, alguien había hecho un gran agujero en la cabeza del robot.

"Creo que Makuta se topó con alguien más duro que él", explicó Macku. "Seguro que el robot está muerto, y creo que el también, vamos a tener que sacar a todo el mundo de aquí y esperar que haya un lugar en donde poder vivir, pero mientras tanto... bueno, hay mucho más seres atrapados como tú. "

Taipu se puso de pie. "Entonces ayudaré."

"Necesitas descansar", dijo Macku con severidad.

"No descansé en Kini-Nui cuando esos Rahi atacaron", respondió Taipu. Miró alrededor a Tamaru y a Kopeke trabajando duro. "No sé dónde están Hafu y Kapura... pero me parece que la Compañía del Cronista vive de nuevo".

Macku sonrió. "Está bien, viejo amigo, vamos a trabajar."


Kopaka tiro su arma sobre la arena y se desplomo sobre una roca. Estaba cansado, hasta el fondo de su ser... cansado de pelear y correr y pelear más. Parecía que eso era todo lo que había hecho desde que él y sus compañeros de equipo habían llegado a la isla de Mata Nui hace más de un año. Mientras miraba el campo de batalla de Bara Magna y el enorme cadáver del robot Makuta, se preguntó si por fin habría terminado.

Había respondido a la llamada de Tahu con todos los Toa Nuva, excepto por Lewa. Junto a otros Toa y los habitantes de este mundo, habían luchado contra los Rahkshi, Skakdi y viciosos guerreros de armadura negra también. Tahu había derrotado solo a los Rahkshi, y los otros habían empujado contra el resto del ejército de Makuta derrotándolo. El robot Makuta había sido impactado en la parte de atrás de la cabeza por un cuerpo astral y caído más rápido que una avalancha en el Monte Ihu. Ahora, uno a uno, Matoran y otros habitantes del robot estaban emergiendo de la carcasa arruinada a la luz del sol de un nuevo mundo.

Usando sus poderes para crear una rampa de hielo, Kopaka viajó por las copas de los árboles de la nueva jungla. Quería un tiempo a solas.

Al encontrar un buen lugar, a kilómetros de distancia de donde estaban los otros Toa y Glatorian, se sentó a contemplar su futuro. El destino de los Toa Nuva había sido completado, por lo que siempre tenía la opción de renunciar a su poder Toa y convertirse en un Turaga. Pero no tenía ningún deseo real de terminar dirigiendo un pueblo o estar en un puesto alto en alguna parte.

Siempre podía retirarse de la aventura, por supuesto. Este era un mundo totalmente nuevo para él, con un montón de lugares para explorar y tal vez incluso un lugar para instalarse. Podría ser agradable hacer algo además de luchar por su vida todo el tiempo. Por supuesto, no tenía ni idea de lo que podría ser ese "algo", pero había una cosa que sí sabía - que no había forma que pudiera bajar sus armas hasta que Lewa fuera encontrado.

El Toa del Aire había desaparecido durante días. Era posible que simplemente estuviera en alguna otra parte del robot y estaría emergiendo. Pero también podía haber sido herido o asolado. Tan molesto como Lewa pudiera ser a veces, era un compañero Toa Nuva y... un amigo. Kopaka hizo una silenciosa promesa de encontrarlo donde quiera que estuviera.

El primer paso sería hablar con los otros Nuva y organizar una búsqueda. Antes de que pudiera hacer eso, sin embargo, algo muy extraño le llamó la atención. Una sección de la superficie del robot estaba simplemente desapareciendo. No hubo explosión, ni calor, ni signo de que se cortara el metal. En un momento estaba allí, y al siguiente se había ido.

Lo que era aún más extraño era qué emergió del agujero. Un pequeño ejército de Skakdi; una extraña criatura de piel dorada; y... ¡los Toa Mahri! Los héroes no parecían ser rehenes o prisioneros. De hecho, parecía que estaban muy felices actuando como bestias de carga para los Skakdi.

Lewa tendrá que esperar, me temo, pensó Kopaka. Tengo que llegar al fondo de esto, por el bien de los Mahri, sino por otra cosa.

Afortunadamente, la nueva vida vegetal creada por Mata Nui proporcionó una cubierta mucho mejor que la que un desierto jamás podría tener. Kopaka siguió a los Skakdi y a sus misteriosos "aliados" por millas. Cuando llegaron a las orillas del océano, la tropa se detuvo. Los Skakdi podían verse hablando y señalando a la criatura de piel dorada.

La criatura asintió una vez y se volteó para mirar los acantilados más allá de la playa. Ante los ojos del sorprendido Kopaka, un enorme castillo tomó forma encima de la más alta de las formaciones de roca. Las paredes estaban hechas de piedra y las torres erizadas con armamento. Todo Metru Nui probablemente podría haber cabido dentro de ella, con espacio de sobra.

Esto es extremadamente no bueno, pensó Kopaka. Un Toa Nuva no puede hacer nada aquí. Veamos qué pueden hacer cinco.


Lewa Nuva estaba en medio de su propio misterio en ese momento. Transportado a un lugar llamado Bota Magna junto con Toa Helryx, Vezon, Toa Tuyet, Miserix, Brutaka y otros, se había encontrado ante la presencia de alguien que decía ser un Gran Ser encarcelado que buscaba libertad. Los miembros de su grupo habían caído inmediatamente en debate sobre si era sabio liberar a alguien con tanto poder potencial y, evidentemente, una tenue percepción de la cordura. Lewa rápidamente se cansó de la discusión y encontró como salir de la fortaleza.

La zona en la que se encontraba ahora era una de las más hermosas que había visto, incluso más impresionante que las junglas de Mata Nui. Utilizó su poder para elevarse por encima de los árboles, contemplando el majestuoso bosque, hermosos ríos, ondulantes campos, reptiles gigantes mejorados cibernéticamente y -

Lewa dio una vuelta para darle un segundo vistazo. Sí, eso era un lagarto, de aproximadamente cuarenta pies de altura por la estimación aproximada del Toa. Y sí, tenía un sistema de puntería por láser en lugar de un ojo, sus dientes eran de metal pulido, y su cola estaba cubierta de circuitos en toda su longitud. El Toa del Aire observó cómo la bestia perseguía a un reptil más pequeño y mucho más rápido. La presa parecía capaz de escapar... al menos, hasta que algo destello del ojo mecánico del gigante y el suelo explotó frente a su presa. El reptil más pequeño voló hacia atrás, cayendo de extremo a extremo, y aterrizó duro en el suelo del bosque. El reptil más grande se lo tragó completo.

Y pensamos que teníamos problemas de Rahi en la isla, pensó Lewa. Ellos crecen grandes aquí.

Deslizándose hacia abajo para ver más de cerca, Lewa vio movimiento en el suelo del bosque. Esta vez, no eran reptiles, sino aldeanos no muy diferentes en tamaño a los Matoran. Estaban marchando a un ritmo constante, al parecer inconscientes de la proximidad del gigantesco depredador. Lewa decidió que era mejor advertirles.

Aterrizando a cierta distancia, para no asustar a los nativos, esperó a que se acercaran. Tan pronto como lo vieron, se extendieron para rodearlo. Mantuvo los brazos a los costados, sin querer parecer hostil. Ahora que estaban más cerca, él podía ver que eran muy diferentes de los Matoran en ciertos aspectos. Llevaban armas muy crudas, hachas y lanzas y mazos hechos de madera y roca. Aunque usaban armadura, eran un extraño híbrido de metal y vida vegetal.

Uno de los aldeanos, obviamente el líder de la patrulla, dio un paso al frente y se dirigió al Toa. Pero Lewa no podía entender nada de lo que decía. Trató de usar gestos para transmitir el mensaje de que un enorme reptil no estaba muy lejos, pero los aldeanos no parecían entenderlo, o simplemente no les importaba. Parecían mucho más fascinados con él. Algunos de los más valientes lo empujaron y lo empujaron, como si nunca antes hubieran visto algo como el.

Ahora el líder estaba haciendo gestos, evidentemente preguntando su punto de origen a Lewa. El Toa del Aire sonrió y asintió con la cabeza, tratando de mostrar que comprendía, y señaló en la dirección de la fortaleza. Hubo un murmullo inmediato entre los aldeanos, no en un absoluto sonido feliz. La siguiente cosa que Lewa supo, la punta de innumerables lanzas estaban en su garganta.

Oh, pensó el Toa del Aire. Va a ser este tipo de día.


Angonce estudió su antiguo equipo. Este le contó mucho sobre el estado del recién restaurado Spherus Magna. Mata Nui se había dormido, al menos temporalmente; el robot Mata Nui original y su prototipo habían sido destruidos; los habitantes de nanotecnología de Mata Nui habían sobrevivido de alguna manera y estaban emergiendo en Spherus Magna e interactuando con los habitantes locales.

El Gran Ser debería haberse complacido con todo esto. Después de todo, fue él y sus hermanos y hermanas quienes habían creado a Mata Nui y enviado al robot en su misión, que culminó en la restauración del planeta. Pero las cosas habían cambiado mucho en los últimos 101.000 años. Lo que alguna vez pudo haber sido motivo de celebración ahora provocaba emociones muy diferentes.

Ahora buscarán a los Grandes Seres, pensó. Ellos querrán decirnos que todo está bien. Toa y Glatorian, Matoran y Agori, se unirán en esta 'alegre' misión. Pero todo no está bien... y si van en busca de aquellos que trajeron tanta gloria y tanta miseria a este mundo... me temo que no encontrarán más que la muerte.

Personajes Editar

Trivia Editar

  • En el capítulo 7, la línea de Tren Krom "nadie lucha en una casa en llamas" es una referencia a un proverbio Klingon de Star Trek.
  • Aunque la misión de destruir la fuente de Protodermis Energizada en Daxia no se relata en la narración, se confirmó que la misión fue un éxito. 


Saga Guías y Historias en Línea
Historia de Spherus Magna Historia de Spherus Magna | Decadencia
Historia del Universo Matoran Historia del Universo Matoran | Nadie se Quede Atrás | Las Muchas Muertes de Toa Tuyet | Nacimiento de un Cazador Oscuro
Leyendas de Metru Nui Leyendas de Metru Nui | El Gran Rescate | Protección
Isla de Mata Nui El Tiempo Oscuro | El Informe del Habitante | Tentáculos | Esperanza | Llegada de los Toa |
El Enjambre Bohrok | El Ataque de los Bohrok-Kal | La Máscara de la Luz
Búsqueda de la Máscara de la Vida Voya Nui | Mahri Nui | Sueños de Destrucción | Hacia la Oscuridad | Hermanos en Armas | El Blog de los Toa Nuva | Las Crónicas de Mutran | El Reino | Espejo Oscuro | Federación del Miedo | Guerra del Destino | Habitantes de la Oscuridad | Karda Nui | Bitácora de Takanuva
Reino de Sombras Reino de Teridax | Reino de Sombras
Bara Magna Historia de Bara Magna | Bara Magna | Imperio de los Skrall | Acertijo de los Grandes Seres | El Cruce | Fin del Viaje | Mata Nui Saga | La Historia de Sahmad
Spherus Magna Spherus Magna | La Búsqueda del Ayer | Los Poderes Que Son
Okoto Okoto | ¡Descubre el Poder de las Máscaras Doradas! | ¡Acaba con el Señor de las Arañas Calavera! | Código Club: Umarak


¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.