FANDOM


"El Toa del Hielo chequeó su Cañón Cordak, se preparó para cualquier cosa que pudiera suceder, y siguió a su mayor enemigo hacia la oscuridad."
— Narrador

Hacia la Oscuridad

Hacia la Oscuridad es una serie en línea publicada en BIONICLEstory.com el 2007.

Capítulo 1 Editar

Toa Matoro nadó en silencio a través de las aguas oscuras de El Abismo. Detrás de él, el robot guardián Maxilos lo seguía. Para Matoro, se sentía como si tuviera la sombra de la perdición sobre él, porque sabía lo que nadie mas sabía: que el cuerpo mecánico de Maxilos estaba poseído por el espíritu del malvado Makuta.

"¿Porque tan callado?" preguntó Makuta con la voz hondonada de Maxilos. "Hemos visto muerte y destrucción hoy con la promesa de mucho más por venir. Hemos visto a héroes comportarse como villanos. Tú mismo has hecho cosas que incluso yo me rehusaría a hacer. Es tiempo de celebración."

"¡Cállate!" dijo Matoro. "Estoy haciendo sólo lo que tengo que hacer para salvar la vida de Mata Nui, una vida que tu pusiste en peligro."

Makuta rió. "Piensa lo que quieras, pequeño Toa, y trata de evitar admitirte a ti mismo que estas en un día de mal, un momento de crueldad, un ataque de rabia de ser yo". Makuta pasó junto a Matoro y luego bajó hacia el fondo del mar. "Ven conmigo, quiero mostrarte algo."

"¿Qué?" preguntó Matoro.

"Llámalo una respuesta a algunas de tus preguntas", respondió Makuta.

Llevó a Matoro a las profundidades de las aguas oscuras. Allí llegaron a una gran brecha en el fondo marino.

"Descubrí esto poco después de haber tomado el cuerpo de Maxilos, es una entrada a El Abismo original, la prisión una vez habitada por los Barraki y otros como ellos. Hay algo allí abajo que creo que deberías ver."

"¿Cómo sé que esto no es una trampa?", preguntó Matoro.

"No lo sabes", respondió Makuta. "Pero seguramente un Toa fuerte y valiente como tú no le teme a nada. Sígueme."

Makuta nadó por la abertura. Matoro lo vio alejarse hasta que la forma carmesí desapareció en El Abismo. El Toa del Hielo chequeó su Cañón Cordak, se preparó para cualquier cosa que pudiera suceder, y siguió a su mayor enemigo hacia la oscuridad.

Capitulo 2 Editar

Makuta llevó a Toa Mahri Matoro profundamente al oscuro fondo de la antigua prisión conocida como El Abismo. Estaba extrañamente silencioso. De vez en cuando, una criatura marina pasaba, manteniéndose alejada de dos seres que sin duda consideraba como depredadores.

Ciertamente uno de nosotros lo es, pensó Matoro. Makuta ha estado haciendo presa del miedo a los Matoran desde hace tanto tiempo como puedo recordar. Y yo, ¿en qué me he convertido? Tan pronto como me di cuenta de que llevaba una máscara que me permitía reanimar a los muertos, debería haberla botado; nunca debí haberla usado.

"Cuando termines de estar melancólico, he encontrado lo que buscaba," dijo Makuta. "Aquí."

Matoro miró hacia donde apuntaba. Medio enterrada entre los escombros se encontraba una Máscara del Poder Kanohi, cuya forma parecía vagamente familiar. Dispersada cerca se encontraba una armadura Toa azul. "¿Que es esto?", dijo Matoro.

"Todo lo que queda de una Toa del Agua llamada Tuyet," respondió Makuta. "Ella fue condenada aquí hace miles de año. Murió aquí, aunque no sé por qué." "Quizás estaba tratando de escapar."

"¿Por qué la mandaron aquí?"

"Es difícil para mí dar la razón exacta, ya que ni siquiera sabía que 'aquí' existía hasta hace unos días. Pero conozco su crimen. Ella puso sus manos sobre un objeto de poder que no le pertenecía; fue demasiado para ella. Se volvió loca, fue derrotada por Toa Lhikan y Toa Nidhiki, y el objeto fue destruido, o eso creyeron los héroes."

"Ve al grano", dijo Matoro.

Makuta rió. "Pensé que sería obvio, Tuyet está muerta; ella también es la única que podría saber cómo se podría recrear el poderoso artefacto, la Piedra Nui. Quiero que uses tu máscara, Matoro, la Máscara de la Reanimación. Quiero que la traigas de vuelta."

Capítulo 3 Editar

Toa Mahri Matoro y Makuta estaban de pie junto a la maltratada máscara y armadura de la hace tiempo muerta Toa Tuyet. "Estás loco", dijo Matoro. "No haré lo que pides."

"Debo haberme equivocado en la parte en la que te di una opción", respondió Makuta. "Quiero que uses tu poder de máscara para reanimar este cadáver, y quiero que lo hagas ahora". Después de un momento añadió, "Podría simplemente matarte, Matoro, tomar la máscara y hacerlo yo mismo, pero es mucho más divertido de esta forma."

"Incluso si la traigo de vuelta no podrá ayudarte a recrear la Piedra Nui", insistió Matoro. "¡Ella no tendrá espíritu, no tendrá mente!"

"Siempre he encontrado que las mentes de los Toa están muy sobrevaloradas de todos modos", dijo Makuta. "Ahora, ponte a trabajar."

Matoro se concentró, activando el poder de su Máscara de la Reanimación. Sabía que Makuta hablaba en serio - mataría a Matoro sin pensarlo dos veces. Más allá de eso, el Toa del Hielo tenía curiosidad en averiguar porque Makuta estaba aquí. Una vez que lo supiera, siempre podría enviar a Tuyet de regreso a la tumba interrumpiendo el poder de la máscara. A sus pies, la máscara Kanohi y armadura comenzaron a moverse, lentamente juntándose. Lo que hace un momento había sido una pila de basura ahora había tomado forma. Otras piezas de armadura se alzaban desde las capas de lodo, luchando para reunirse con el resto. De alguna forma lograba ser sorprendente y nauseabundo al mismo tiempo. Lentamente el cuerpo que alguna vez perteneció a Toa Tuyet se levantó del piso de El Abismo y se levanto inestablemente esperando órdenes. Y fue entonces cuando Matoro notó algo - increíblemente diminutas, casi microscópicas piezas de cristal incrustadas en la armadura de la Toa muerta.

"Admira", dijo Makuta. "Cuando la Piedra Nui explotó hace tantos miles de años atrás, la mayor parte se evaporó, pero algunos fragmentos sobrevivieron enterrados en la armadura de Tuyet. Con estos puedo recrear la piedra como una vez fue. Todo lo que necesito es la herramienta apropiada."

"¿Qué herramienta?", preguntó Matoro.

"El Bastón de Artakha", respondió Makuta. "Y a menos que me equivoque, tus viejos amigos, los Toa Nuva, están a punto de conseguirlo para mí."

Capítulo 4 Editar

Toa Matoro, Makuta en el cuerpo del robot Maxilos, y la reanimada Toa Tuyet nadaron lejos de la hace tiempo abandonada prisión y hacia el océano abierto. La mente de Matoro estaba a cien. ¿Qué planeaba hacer Makuta con la Piedra Nui si la recreaba? ¿Qué era el Bastón de Artakha, y por qué Makuta creía que los Toa Nuva le ayudarían a conseguirlo? Más importante aún, ¿cómo podría Matoro detener todo esto?

"¡Matoro!"

El Toa del Hielo volteó. Toa Hahli nadaba hacia él. Al fondo, Matoro podía ver lo que parecía un océano lleno de mantarrayas.

"¿A dónde vas, y quién es esa Toa contigo? Ella se ve, uh... Matoro, ¿qué has hecho?"

Matoro podía oír la voz de Makuta en su mente: Tenemos una reunión a la que asistir, ¿o lo has olvidado? Uno de mi Hermandad espera cerca de Mahri Nui, pero no esperará mucho... no querrás hacernos llegar tarde, ¿verdad? Y Matoro - respirale una sola palabra a Hahli, y ninguno de ustedes vivirá para ver otra marea.

"Hahli, no te preocupes, todo está bien - solo confía en mí."

"Confío en ti, pero creo que te has acostumbrado un poco a guardarnos secretos, hermano, Y estoy empezando a preguntarme si confías en mí o en cualquiera de nosotros."

Matoro miró a Hahli directamente a los ojos.

"Todo saldrá bien, todo saldrá como estaba planeado. Tan bien como esa vez que Nuparu usó su Máscara del Vuelo para llevarte sobre ese abismo. ¿Recuerdas? Ahora yo - nosotros - tenemos que irnos."

Las tres figuras se fueron nadando, dejando a Hahli perturbada y no un poco enojada. Entonces un recuerdo de repente llegó a ella.

"Espera un momento - cuando volé con Nuparu, él me dejó caer. ¡Casi morí!. Matoro estaba tratando de darme un mensaje - está en problemas, y desearía saber cómo salvarlo."

Capítulo 5 Editar

Este biocast tiene lugar después de los eventos del capítulo seis de Sueños de Destrucción.

Matoro se sentía como si estuviera en mitad de una pesadilla, y deseaba poder despertar. En su viaje con Makuta y la Toa Tuyet reanimada, habían sido atacados por Karzahni, el gobernante loco de un reino de miseria para los Matoran. Karzahni buscaba el Bastón de Artakha que llevaban, pero Makuta no iba a entregárselo sin pelear. Cuando la batalla comenzó a ir en contra de él, Karzahni convocó a una horda de Cangrejos Manas para ayudarlo. 'Manas' - la palabra que significaba 'monstruo' en Matoran, porque eso es lo que eran. El corazón del Toa del Hielo se congeló como los Manas avanzaron. Lanzó su poder de Hielo contra ellos, pero no les hizo daño. Una vez había tomado a seis Toa detener sólo a un par de Manas, y ahora él y Makuta se enfrentaban a cientos. Curiosamente, el Maestro de las Sombras no hizo nada. No lanzó rayos de sombras o cadenas de relámpagos. Sólo espero y observo hasta que los cangrejos estuvieran bien a una corta distancia. Entonces los alcanzó con su mente, su arma más poderosa. Utilizando su poder para controlar a las bestias de tierra, mar y aire, tomó el control de la mitad de los Manas y los volvió en contra de los demás. Era una vista horrible el cuando los enormes y salvajes Manas se despedazaban el uno con el otro. Karzahni miró sorprendido mientras su ejército se desintegraba ante sus ojos. Matoro apartó la mirada. Makuta simplemente reía.

"Plagas," dijo el Maestro de las Sombras. "Hacen tanto desorden. Quizás, Karzahni, debería dirigir a los supervivientes contra ti."

Ahora era el turno de Karzahni de sonreír. Tenía sus propios poderes, poderes que Makuta no podría predecir, estaba seguro. Activando su habilidad, insertó una visión en la mente de Makuta. Ahora Makuta veía, tan seguramente como si realmente estuviera sucediendo, el futuro día en que los Toa Nuva despertarían al Gran Espíritu Mata Nui. Vio a Mata Nui levantarse, completamente por primera vez en mil años. Y entonces vio el poder del Gran Espíritu surgir por el universo, buscando a aquellos que se atrevieron a rebelarse contra él. Vio la terrible venganza de Mata Nui y encontró el castigo final que esperaba por el. Y Makuta gritó.

Continuará en Sueños de Destrucción, parte siete.

Capítulo 6 Editar

Este biocast tiene lugar después de los eventos del capítulo siete de Sueños de Destrucción.

Si Makuta estaba agitado por su feroz batalla con Karzahni, no lo demostraba. Tampoco mostró ninguna emoción en particular cuando él y Matoro se habían encontrado con Makuta Icarax, que había traído el Bastón de Artakha a las aguas sobre El Abismo. Simplemente tomo el objeto de su compañero miembro de la Hermandad y se despidió de Icarax con un movimiento de su cabeza. Ahora él y Matoro estaban de pie sobre los sombríos restos de la armadura de Toa Tuyet. Un solo fragmento de la Piedra Nui relucía en la oscuridad.

"Eso es todo lo que necesita el bastón", dijo Makuta en voz baja. "Una pieza, y su poder recreará la piedra a como fue una vez."

"¿Y de qué te servirá eso?", preguntó Matoro. "¿Qué piensas hacer con ella?"

"Muy bien, mi curioso Toa", respondió Makuta. "Piensa en esto. Tuyet, y tiempo después Nidhiki, no fueron los únicos Toa que se volvieron malos. Y si el siguiente cayera bajo mi dominio, bueno, ¿qué mejor que usar la Piedra Nui para aumentar su poder cien, mil veces; imagina a un Toa todopoderoso bajo mis ordenes, eliminando a los de tu tipo de la faz de este planeta."

Makuta apuntó al Bastón de Artakha al fragmento de la Piedra Nui, y disparó su poder. Poco a poco los pedazos de la piedra comenzaron a flotar por el agua, flotando uno hacia el otro, uniéndose por primera vez en mil años.

"¡No puedo dejar que hagas esto!", gritó Matoro, avanzando.

Makuta agitó su mano y un campo de estasis congeló al Toa del Hielo.

"Y no puedo dejar que me detengas", dijo Makuta. "Nadie puede detenerme ahora."

Una explosión de puro poder golpeó al Maestro de las Sombras directamente en la espalda. Makuta se tambaleó, dejando caer el bastón.

"¿Quién se atreve?", gruñó.

"En mi tiempo, me atreví a muchas cosas. Quizás a demasiadas cosas," fue la respuesta. "Caí muy lejos de la luz, y nunca podré encontrar mi camino de regreso."

Makuta se volteó. Cerniéndose en el agua se encontraba Brutaka, antiguo guardián de la Máscara de la Vida, ahora un prisionero mutado de El Abismo. Rastros de energía aún se encontraban en su mano abierta. Su cuerpo había cambiado, púas retorcidas ahora sobresalían de su armadura, y lo que parecía ser una larga aleta dorsal que recorría toda su espalda. Brutaka estaba de pie, listo para la batalla.

"Pero la oscuridad no es tan completa que no puedo reconocer a un monstruo cuando veo a uno."

Makuta lanzó una explosión de energía de sombras a Brutaka. El guerrero se hizo a un lado y pasó junto a Makuta, arrebatándole el Bastón de Artakha, mientras gritaba, "¡Botar!"

Los acontecimientos se dieron rápidamente entonces. El agente de la Orden de Mata Nui conocido como Botar apareció de repente en medio de la batalla, tomando el bastón de Brutaka. Se ahorró un momento para hacer un gesto de agradecimiento a su antiguo compañero antes de desaparecer una vez más.

"Se ha ido", dijo Brutaka a Makuta. "El bastón se ha ido a donde no puedas alcanzarlo. Has perdido."

"Si he perdido el bastón, tú estás a punto de perderlo todo.", dijo Makuta.

Brutaka no tembló ante la amenaza, ni retrocedió. En vez de eso, solo rió - una larga, y fuerte risa con un pequeño toque de locura en ella.

"Parece que me has confundido," dijo, "con alguien que tiene algo que perder."

Capítulo 7 Editar

"¡Vete de aquí, ahora!", gritó Brutaka a Matoro. "¡Vuelve con los otros Toa - yo me ocuparé de Makuta!"

"¿Como te ocupaste de los Toa Nuva y de los Toa Inika?, se burlo Makuta. "¿Eres tan tonto como para creer que puedes confiar en él, Matoro?"

Toa Matoro peso su elección. Brutaka había sido miembro de la Orden de Mata Nui antes de que se volviera malvado, ¿pero Makuta? Su espíritu había sido negro desde el día en que había sido creado. No había elección alguna. Nadó tan rápido como pudo para encontrarse con sus compañeros de equipo.

"Me has costado la Piedra Nui", gruñó Makuta lanzando una explosión de energía de sombras a Brutaka. "Te has convertido en... una molestia."

Pero el rayo de sombras nunca alcanzó a su objetivo. Activando el poder de su máscara Kanohi, Brutaka abrió un portal dimensional y envió la energía a la Zona de Oscuridad, donde no podía dañar nada.

"Entonces veamos si puedo llegar ser a una irritación", dijo Brutaka, disparando su propia explosión de energía de su espada. La explosión arrebato su arma a Makuta. "Sabes, Makuta, podemos hacer esto todo el día, pero no conseguirás lo que quieres."

"¿Y eso es?", preguntó Makuta mientras utilizaba su control sobre la Gravedad para hacer que Brutaka se estrellara contra una montaña cercana.

"¡Ow!", dijo Brutaka. "Bueno, no quieres la Máscara de la Vida. Si la quisieras, nunca habrías contratado a esos Piraka para conseguirla para ti. Pero quieres estar ahí cuando sea encontrada, jalando los hilos de todos. Quieres decidir quién la va a tener, cómo la va a usar y cuándo. ¿Me estoy acercando?"

"Un poco demasiado cerca para estar cómodo", respondió Makuta, lanzando un campo de estasis alrededor de Brutaka. Pero el antiguo miembro de la Orden de Mata Nui demolió el campo con un golpe de su espada.

"Por favor", dijo Brutaka, "yo salia de campos de estasis cuando tú aún estabas en Destral criando Topos de los Archivos."

"¿Qué quieres, Brutaka?"

"Hubo un tiempo en que habría dicho que quería la máscara para mi", respondió Brutaka. "Hubo un tiempo en que me habría visto gobernando un universo con ella. Ahora supongo que podrías decir que mi visión ha mejorado y sólo quiero verte sudar." sonrió Brutaka. "Oh, y para que sepas Nocturn tenía la máscara la última vez que lo vi, pero Hydraxon estaba a punto de quitársela. Y quién sabe que es lo que ese lunático hará con ella. Por lo que quizás deberías ir a ver."

El instinto de Makuta era continuar la batalla, pero Brutaka tenía razón - no podía permitirse perder el control de los acontecimientos, no en esta última etapa. "Esto no ha terminado", advirtió el Maestro de las Sombras.

Brutaka pasó un dedo por el afilado filo de su espada. "¡Oh, Makuta, cuento con eso!"

Capítulo 8 Editar

Makuta, en el cuerpo de Maxilos, nadó rápidamente a través de las oscuras aguas de El Abismo. Mientras lo hacía, su mente retrocedía hacia el pasado y el viaje que lo había llevado a este lugar y tiempo. ¿Había sido sólo hace unos cien mil años atrás que vio por primera vez la luz del día, junto con sus compañeros Makuta? ChiroxAntrozVamprahMutran, y los otros?

Habían sido seleccionados por el Gran Espíritu Mata Nui para un propósito especial. Sería su trabajo traer a la vida a las plantas y a los animales necesarios para mantener el universo funcionando sin problemas. Con el tiempo, su rol se expandió. La Hermandad de Makuta se hizo responsable de vigilar las tierras y los mares del Universo Matoran. Las amenazas internas al poder de Mata Nui eran aplastadas por los ejércitos liderados por Makuta.

Mientras que el Gran Espíritu se concentraba en asuntos de importancia cósmica, el día a día de la protección y seguridad del mundo estaba sobre los hombros de los Makuta. Oh, había Toa por supuesto, torpe y ruidosamente lidiando con lo que graciosamente se referían como amenazas, pero el verdadero poder de crear y destruir descansaba en la Hermandad.

La lógica dictaba que los Matoran llegarían a darse cuenta de lo mucho que sus píricas vidas dependían de los Makuta y se comportarían de acuerdo. Pero no, cuando celebraban sus festivales del Día de Nombrar, lo hacían en honor a Mata Nui. Cuando terminaban un día de trabajo, agradecían a Mata Nui por la exitosa finalización de sus labores. Mata Nui, que estaba muy por encima de ellos, podían bien haber sido luciérnagas de fuego bajo sus pies. Tantos milenios de haber sido pisoteados llevaron a los celos, y de los celos al resentimiento, y del resentimiento al odio, hasta que justo bajo la piel de cada Makuta quemaba un deseo de ver al Gran Espíritu humillado.

Pero no fue hasta la fallida rebelión de los Barraki que el Makuta de Metru Nui empezó a pensar, que tal vez, sólo tal vez, algo podía hacerse. Pero su plan se extendió más allá de la derrota de Mata Nui. No, era un esquema laberíntico: una trama que atraía a su red a varios equipos de Toa, Cazadores OscurosBohrokVisorak y más. Y aún a pesar de todos sus giros y vueltas, el plan era también impresionante en su simplicidad.

"Hay un pequeño Rahi llamado Espectro de Agua," explicó al resto de la Hermandad hace unos ochenta mil años. "Tan pequeño, y tan insignificante es que los peces más grandes ni siquiera consideran que sea una comida digna. Pero de vez en cuando, un osado Espectro de Agua ataca a un pez mucho más grande y más poderoso que él. Es una batalla unilateral, por supuesto, que termina con el pobre Espectro de Agua en la boca de su oponente. Por supuesto, lo que el pez más grande rápidamente descubre es que la capa exterior de un Espectro de Agua está cubierta con un veneno mortal. El pez grande muere instantáneamente y el Espectro de Agua escapa para darse un festín durante meses con su muy tonto y muy muerto oponente.

"A veces, mis hermanos," dijo, sentándose en su trono de obsidiana, "la mejor manera, la única manera, de ganar... es perdiendo."

Capítulo 9 Editar

Makuta estaba frío. Más frío de lo que había estado jamás. Más frío aún que la oscuridad en la que habitaba. En su camino para evitar que Hydraxon adquiriera la Máscara de la Vida, había sido emboscado por Toa Matoro, y congelado dentro de hielo super-duro. Ahora incluso su energía estaba empezando a cristalizarse, nada bueno desde su punto de vista.

A través del Hielo transparente, pudo distinguir débilmente las formas de los Toa Mahri, Barraki e Hydraxon en una loca lucha por el artefacto. Ninguno de ellos, estaba seguro, tenía la menor idea de lo que la máscara podía hacer realmente. Para ellos, era sólo un brillante tesoro de oro por el cual luchar como Rahi hambrientos después de una comida. Makuta, por supuesto, la conocía mejor. Había recopilado leyendas recordadas a medias, rumores susurrados, incluso fragmentos de información recuperados en el hace tiempo pasado asalto en la isla de Artakha.

La Máscara de la Vida fue concebida como algo más que una cura para el Gran Espíritu Mata Nui en caso de que enfermara. No, no - la Máscara de la Vida era una solución rápida a otro problema por completo. Los Grandes Seres habían creado un universo, pero no podían estar seguros de que funcionaría como quisieran. Y si no lo hiciera, si la población se sumía en la guerra, si la peste y el hambre se alojaban, si toda esperanza se había ido, la máscara se activaría, drenando toda vida de cada ser y acabando con el universo de una vez por todas.

Cuando llegara el momento, la máscara pasaría primero de dorada a plateada, y finalmente a negra cuando el final del tiempo hubiera llegado. Axonn, Brutaka, Umbra - todos los nobles guardianes de la Kanohi Ignika nunca se habían dado cuenta de que estaban protegiendo un objeto que podía causar la completa aniquilación. Pero Makuta sabía su verdadera importancia y lo había incluido en su gran plan. Por supuesto, la muerte por congelamiento no había sido parte del plan.

Fue entonces cuando Makuta notó algo, algo maravilloso. Una sola gota de agua caía por el exterior de su prisión helada. Entonces vio por qué - Jaller había creado un muro de llamas. El calor estaba derritiendo el hielo de Matoro y la libertad estaba a pocos minutos. El poderoso brazo de Maxilos destrozó la prisión, y Makuta guió su nuevo cuerpo a la batalla.

Era hora de mover el plan un paso más cercano a ser completado.

El Fin... por ahora.

Personajes Editar


Saga Guías y Historias en Línea
Historia de Spherus Magna Historia de Spherus Magna | Decadencia
Historia del Universo Matoran Historia del Universo Matoran | Nadie se Quede Atrás | Las Muchas Muertes de Toa Tuyet | Nacimiento de un Cazador Oscuro
Leyendas de Metru Nui Leyendas de Metru Nui | El Gran Rescate | Protección
Isla de Mata Nui El Tiempo Oscuro | El Informe del Habitante | Tentáculos | Esperanza | Llegada de los Toa |
El Enjambre Bohrok | El Ataque de los Bohrok-Kal | La Máscara de la Luz
Búsqueda de la Máscara de la Vida Voya Nui | Mahri Nui | Sueños de Destrucción | Hacia la Oscuridad | Hermanos en Armas | El Blog de los Toa Nuva | Las Crónicas de Mutran | El Reino | Espejo Oscuro | Federación del Miedo | Guerra del Destino | Habitantes de la Oscuridad | Karda Nui | Bitácora de Takanuva
Reino de Sombras Reino de Teridax | Reino de Sombras
Bara Magna Historia de Bara Magna | Bara Magna | Imperio de los Skrall | Acertijo de los Grandes Seres | El Cruce | Fin del Viaje | Mata Nui Saga | La Historia de Sahmad
Spherus Magna Spherus Magna | La Búsqueda del Ayer | Los Poderes Que Son
Okoto Okoto | ¡Descubre el Poder de las Máscaras Doradas! | ¡Acaba con el Señor de las Arañas Calavera! | Código Club: Umarak


¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.